Ser plenamente feliz durante un día
La conquista de la felicidad definitiva es un entrenamiento práctico. Es decir, este gran paso comienza por un día en concreto, un día en el que te decides a cambiar de actitud, a dejar de considerarte una víctima de las circunstancias para estar agradecido por todo lo que tienes. El tiempo pasa demasiado rápido, sin embargo, cuando focalizas tu atención en el presente y das valor a un día, entonces, la sensación de fugacidad varía y el tiempo parece que se llena de cierta eternidad. Lo importante no es cuánto dura la vida sino saber aprovecharla de verdad. ¿Cómo regalarte un día feliz?

Piensa solo en hoy

Por un día, hazte el favor a ti mismo de pensar solo en hoy. No centres tu mente en mañana, ni en aquello que vas a hacer dentro de dos semanas porque es energía perdida que te aleja de tu realidad presente.

Organiza un plan que te guste a ti y con el que vas a disfrutar. No tiene por qué ser un plan en compañía de otra persona, puedes organizar una actividad que te permita estar solo, conectar contigo y disfrutar del silencio. El silencio es en muchas ocasiones, la mejor compañía porque solo aquel que disfruta cuando está solo también lo pasa bien en compañía de un grupo.

Ser plenamente feliz durante un día

Ama, vive y siente

Solo por hoy, ama un poco más a aquellos que tienes a tu alreedor tomando conciencia de que habrá un día en que ya no estarán. Solo por hoy, vive un poco más sabiamente, aprendiendo de los errores del pasado y llénate de la humildad del hombre sabio que es capaz de perdonarse a sí mismo.

Siente con el corazón y con tus sentidos. Deja de pensar tanto para captar la realidad, por un día, a través del filtro del sentimiento que te conecta con la esencia del mundo.