Ser positivo potencia tu creatividad
El optimismo produce efectos indirectos en otras capacidades humanas que están ahí, aunque en ocasiones, parezca que están dormidas en medio de un letargo de invierno. Sin duda, el optimismo te ayuda a despertar, a tomar conciencia de ti mismo, de tu modo de ser y de tu felicidad. El optimismo potencia la creatividad de una persona en cualquier contexto, simplemente, porque cuanto mejor te sientes contigo mismo, todo fluye mucho más. En cambio, al compás del pensamiento negativo te bloques y no logras salir de la rueda de la negatividad en la que has entrado con tanta fuerza.

Para lograr salir del pensamiento negativo para abrir la puerta del pensamiento positivo, es ideal, evitar etiquetas del tipo: “Soy negativo” porque en realidad, el optimismo y el pesimismo no son cualidades innatas con las que nace un bebé sino que va creando su propia realidad a partir de la interpretación que hace de los hechos. En definitiva, no son las experiencias que hemos tenido las que nos marcan, sino la lectura que hacemos de esas experiencias amargas y difíciles.

Existen personas que se machacan a sí mismas constantemente al contarse una historia dura sobre cada acto que les ha decepcionado. Ha llegado el momento de reinventarse para describir la realidad en toda su grandeza. Sabemos que la vida no es color de rosa, pero eso no significa que sea de color gris y que tengas que vestir de luto emocional cada día de tu vida: deja entrar la luz del sol en tu vida a través de las gafas del optimismo para contemplar toda la variedad de colores que dibujan un mundo apasionante y vital, cargado de energía creativa y de fuerza.

Aprende a ser positivo como una necesidad porque cuando te dejas envolver por la fuerza del pensamiento positivo ganas bienestar y calidad de vida.