Sin estrés en el trabajo
El estrés, las tareas en exceso, las responsabilidades y un sin fin de cosas que hacer puede que te hagan bloquearte y no organizarte bien en el trabajo. Para cambiar esto mantén la calma para aprender a llevar el día a día de manera más relajada y así y casi sin darte cuenta, actuar con más eficacia. Imagina que empiezas una difícil jornada laboral llegando tarde, ¿no sería mejor levantarte 10 minutos antes y ahorrarte las prisas y el cansancio? Además tendrás un tiempo extra para tu organización y empezar con buen pie el día. Veamos algunos consejos.

Prioriza

Cuando el día empieza con muchas tareas debes tener presente que todas al mismo tiempo no las vas a poder realizar, así que realiza una lista de tareas y haz primero una, y después la siguiente. No intentes abarcar más de la cuenta o sólo conseguirás agobiarte.

Para ello, selecciona primero las imprescindible y si sobra tiempo en el día, ocúpate de las siguientes. Si haces algo de la lista mal o te equivocas, perdónate, todos cometemos errores.

Sin estrés en el trabajo

Ahora

Cuando ya tengas las tareas priorizadas centra tu mente en aquello que estás realizando evitando que tu mente salte de una tarea a otra ya que esto te producirá ansiedad y automáticamente dejarás de ser eficaz. Ocúpate de lo que estás desarrollando en el momento del ahora.

Delega

No te exijas más de la cuenta, vence tus miedos y aprende a pedir ayuda cuando sea necesario. Aunque pienses que lo único que consigues es importunar al otro si pides ayuda, que sepas que eso está muy lejos de la realidad, porque lo que recibe el otro es un mensaje de confianza y te lo agradecerá.

Debes admitir y saber que por mucho que quieras o te autoexijas es imposible llegar a todo. Sé consciente de tus virtudes pero también de tus limitaciones.