Síndrome de Asperger
El Síndrome de Asperger es un término que se utliza para describir un trastorno del desarrollo del cerebro que se manifiesta en una serie de deficiencias tanto en la capacidad de interacción con otras personas como en la coordinación motora, así como porque la persona que lo sufre tiene unos patrones de conducta muy restrictivos y muy definidos. Es una forma de autismo de alto funcionamiento.

Aunque las personas que sufren este síndrome tienen dificultades para relacionarse suelen tener una inteligencia bastante superior a la media, y que el desarrollo cognitivo no se ve afectado, por lo que muchas personas con este síndrome destacan en campos como la ciencia o la informática.

Los rasgos de una persona con síndrome de Asperger son los siguientes:

– Sus intereses están muy limitados a determiandos campos.

– Su lenguaje corporal apenas existe. Suelen hablar en un tono monótono.

– El rasgo que mejor les define es que muchas veces no reaccionan a los comentarios o emociones de las otras personas, porque no saben leer el lenguaje no verbal y sólo se quedan en la literalidad de lo dicho. Esto les lleva a parecer fríos y sin sentimientos, pero es debido a su trastorno. Esto también provoca que no sean capaces de enteneder algo dicho con ironía o sarcasmo, ya que no saben leer el doble sentido.

– Siempre dicen la verdad porque no pueden mentir.

– No son flexibles en cuanto a sus rutinas, con lo cual no las modifican para adaptarse a los demás.

– También pueden presentar un aleteo repetitivo con los dedos, contorsionarse o realizar movimientos de todo el cuerpo.

No existe un tratamiento específico para los niños con el síndrome de Asperger. Lo que se intenta es mejorar sus habilidades sociales para mejorar su relacion con los demás.