Síndrome de Diógenes
Es un trastorno que se caracteriza principalmente porque quien lo sufre se abandona en el aspecto personal y en el social, aislándose de los demás y evitando todo contacto humano, y que conlleva la acumulación de grandes cantidades de dinero en el hogar o de un gran volumen tanto de desperdicios domésticos. Esto se debe a que sienten que viven en un umbral de pobreza extrema, lo que les lleva a atesorar cualquier artículo aunque no sirva para nada.

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1975 y se denominó así en referencia a Diógenes de Sínope, un filósofo de la época de la antigua Grecia que llevaba un modo de vida muy austero y que renunció a todo tipo de comodidades.

Suele afectar a personas mayores, pero también hay casos que se dan en jóvenes. Normalmente son personas que viven solas, que no han superado la muerte de un familiar muy cercano o que sufren depresión. Su aparición es independiente del nivel socioeconómico que tenga quien lo sufre, ya que es un trastorno asociado a la soledad.

Para evitar la aparición de este síndrome, quienes tengan familiares de la tercera edad que vivan solos deben vigilarlos, sobre todo si han detectado que la persona se ha ido volviendo más huraña o se aísla cada vez más.

El tratamiento comienza tratando el mal estado físico e higiénico de la persona y a continuación se realiza un diagnóstico que ayude a determinar cuál es la causa que da origen a dicho comportamiento.

Lo mejor es evitar que el paciente vuelva a sus condiciones de vida anteriores, aunque como estos pacientes no son conscientes de que tienen un problema y rechazan cualquier ayuda externa, no es fácil conseguir este objetivo. Además, si no están incapacitados por alguna enfermedad psiquiátrica no se los puede internar en una residencia, por lo que lo normal es que vuelvan a sus hábitos.