Síndrome de la mano alienada
Dentro de los trastornos que, aunque existen, se han documentado pocos casos, existe uno denominado el síndrome de la mano alienada, que provoca que una mano realice movimiento que no están sujetos al control voluntario de la persona. Por ello, mientras la persona intenta atarse los cordones de un zapato, una de las manos le responderá, mientras que la otra no lo hará, moviéndose fuera de control, como si tuviera una mente propia.

Este síndrome suele darse en personas que se han sometido a una operación quirúrgica para separar los dos hemisferios cerebrales, pero también en personas que han sufrido ictus o infecciones cerebrales.

Quienes padecen este síndrome pueden no darse cuenta de los movimientos que está realizando su mano hasta que hace algo que les llama la atención, porque no pueden controlar su movimiento.

A veces la mano alienada puede causar gran angustia al paciente, llegando a apretarla el cuello, golpearle la cara, los hombros, etc.

Existen distintos tipos de síndrome de mano alienada dependiendo del área del cerebro que se haya dañado:

– Cuerpo calloso: En estos casos parece que la mano no dominante de la persona y la dominante tienen propósitos distintos.

– Lóbulo frontal: pueden llevar a la mano no dominante a realizar movimientos como si intentara alcanzar o agarrar algo y cuando lo logra puede tener dificultades para soltarlo, hasta el punto que normalmente tiene que utilizar la otra mano para separar los dedos de la mano no dominante y liberar así el objeto.

– Lóbulo parietal y occipital: En estos casos los movimientos parecen más tendentes a separar la palma de la mano de la superficie de los objetos.

No existe tratamiento específico para esta dolencia, por lo que los pacientes suelen realizar terapia ocupacional y rehabilitación kinésica para así intentar controlar los movimientos de la mano.