Síntomas de la adicción al móvil
El móvil llegó a nuestras vidas y se instaló en ellas, hasta el punto que se ha convertido en parte imprescindible de nuestra vida. Son pocos quienes pueden ya imaginar una vida sin móvil y la mayoría nos preguntamos cómo hacíamos antes de tener este pequeño aparato. Sin embargo, aunque el teléfono móvil nos aporta innumerables ventajas, muchos investigadores y psicólogos alertan ya de la existencia de personas que están desarrollando una adicción al móvil.

Estas personas, cuando se quedan sin batería o se dejan el móvil en casa presentan síntomas físicos y psicológicos como ansiedad, palpitaciones y sudores, lo cual va mucho más allá de la habitual reacción de fastidio o molestia cuando nos damos cuenta de que no contamos con el móvil.

Según los expertos, esta adicción la sufre 1 de cada 1000 personas y tiene mayor incidencia entre los jóvenes y adolescentes. Cuando se ha desarrollado una conducta adictiva, las personas ya no pueden estar sin el móvil. Están continuamente pendientes de él por si les llaman o les dejan un mensaje, consultándolo insistentemente de forma compulsiva, hasta pasar prácticamente todo su tiempo libre bien hablando , escribiendo mensajes o utilizando las numerosas funciones que hoy la tecnología pone a nuestra disposición.

Las consecuencias de la adicción al móvil son, entre otras:

– Aislamiento de los demás

– Alteraciones del estado de ánimo

– Fracaso escolar o agresividad

– comprar compulsivamente todos los tonos, juegos y otras aplicaciones que se pueden cargar en el móvil.

– Absentismo escolar

– Falta de sueño

En los casos más graves también se llega a robar y a mentir para poder disponer de un móvil, ya que se pierde toda capacidad de control.

Al ser una adicción, debe ser tratada por un especialista, que nos ayudará a eliminar la relación de dependencia con el móvil al tiempo que identifica cuáles son las raíces de tal comportamiento.