Síntomas de depresión menos conocidos
La depresión es una de las enfermedades anímicas que más puede afectar a una persona. Sin embargo, con frecuencia pensamos que el síntoma más frecuente de un estado depresivo es el llanto habitual y la emoción. Sin embargo, conviene puntualizar que detrás del malestar que muestra una persona que sufre mucha ira acumulada, también puede existir el inicio de una depresión.

Ira que suma una gran dosis de tristeza y resentimiento y que lleva a esa persona a colocarse a la defensiva. En este caso, la señal de alarma se produce cuando la ira se convierte en la norma habitual durante el día a día.

Es decir, no se trata de un episodio puntual de enfado sino de una base de malestar generalizado que desborda a la persona aunque lo silencie o aunque, ni siquiera, sea realmente consciente de qué le pasa. Lo cierto es que existe una gran conexión entre la ira y la tristeza ya que el primer sentimiento está generado por el padecimiento de un mal que se considera injusto. Esta ira se refleja también a través del mal humor.

Aumento de peso

Otro de los síntomas que puede estar vinculado con la depresión es el incremento de peso que es fruto de la ansiedad que conduce a la persona a comer más de lo habitual, con el deseo de calmar ese vacío interior que siente. El aumento de peso también puede estar relacionado con la baja autoestima (propia da de la depresión) que lleva al enfermo a no cuidarse tanto como antes.

Apatía generalizada

La apatía generalizada que produce la depresión también se muestra a través de ese sentimiento de desmotivación absoluto hacia todo en concreto. La persona pierde incluso el interés hacia actividades que antes le encantaban.

Síntomas de depresión menos conocidos

Culpabilidad sin motivo

Uno de los síntomas de depresión que conviene escuchar es la culpabilidad generalizada. Es decir, la persona se siente responsable incluso de acciones ajenas sobre las que no tiene ningún tipo de autoridad.