Sobrevivir a una mala racha
En la vida, no todo es alegría, fuerza, motivación, ilusión y euforia. También existen malos momentos y malas rachas que cuesta mucho sobrellevar, especialmente, si se prolongan durante varios meses, e incluso, años. ¿Cómo sobrevivir a un periodo de este tipo?

En primer lugar, centrándote en ti mismo y convirtiéndote más que nunca en tu principal prioridad. Si tú no te cuidas, entonces, nadie podrá hacerlo. Mímate, dedícate atención para sanar la autoestima resentida bajo los efectos del miedo, la inseguridad y la fragilidad de la esperanza. Por otra parte, más allá del dolor, tienes que hacer algo evidente a simple vista: seguir viviendo. Dejar que pase el tiempo, que la vida fluya, siga su ritmo y su curso… En algún momento descubrirás qué te tiene deparado el destino para ti.

No seas crítico contigo mismo y a la vez, evita pensar más de lo necesario. Aquellas personas que piensan en exceso y buscan el sentido último de la realidad, también pueden sufrir al no encontrar una respuesta clara. Sin embargo, sí es positivo buscar un sentido incluso en el dolor. Es decir, intenta pensar en aquello que te aporta una situación para poder superarla mejor.

Piensa en tu propia experiencia vital, es decir, seguro que en el pasado ya has superado alguna etapa difícil con éxito. Este punto te hará tomar conciencia de tu fortaleza y de tu valentía. Piensa también en el caso de otras personas que sufrieron mucho y que ya han curado sus heridas. De hecho, en el dolor también puedes aprender muchas cosas buenas para tu propia vida.

Pide ayuda, no te encierres en ti mismo. Busca apoyo y compañía en el consuelo de tus mejores amigos y de aquellos que te quieren de verdad. ¿Cómo has superado tú una mala racha de tristza y dolor?