Sólo se vive una vez
La vida es una gran aventura, sin embargo, sólo se vive una vez. Por tanto, el libro de la existencia tiene un número de folios concreto con un principio y con un final. Por ello, cada oportunidad que te encuentras en tu camino tiene un significado especial. Por esta razón, debes aprovechar el tiempo, envejecer con total naturalidad, es decir, tomar el hecho de hacerte mayor como una fuente de sabiduría.

Algunas personas llevan el ideal de que sólo se vive una vez al extremo de vivir las emociones, de vivir el desenfreno del gozo de una forma artificial y constante… Lo cierto es que en el camino de la vida la alegría y la tristeza se suceden de una forma evidente. Y además, ambas emociones también están relacionadas en tanto que por ejemplo, después de un día de mucha euforia, la tranquilidad del día siguiente causa cierta sensación de vacío.

Sólo se vive una vez, no mil. Sin embargo, la vida sí que está compuesta de cientos de días que pueden ser diferentes pese a que, en medio de la rutina, mucha gente se esfuerza en hacer las cosas del mismo modo. Utiliza tu creatividad, no dejes que tu mente se estanque en medio de la monotonía, atrévete a vivir de verdad y a ser feliz porque en el camino de la existencia, la aventura de encontrar el equilibrio no es sencilla. Tampoco es sencillo saber dónde estará la verdad.

Tú eres el principal protagonista de tu propia vida, por tanto, no delegues responsabilidades en terceros. Aprende a dar a los demás la importancia que tienen en realidad. Pero no te rindas antes de tiempo, ni cierres las puertas al sabor de la esperanza.