Sonríe y deja de sufrir
Lo cierto es que si nos empeñamos en buscar motivos para estar tristes, siempre encontraremos alguna razón para estar mal porque está claro que nadie tiene su nivel de deseos cumplido al cien por cien. ¿Pero acaso merece la pena vivir amargado? La respuesta es evidente. Sin embargo, también es verdad que existen personas que han convertido la lástima y la pena en una forma de llamar la atención y de recibir cariño.

Sin duda, a partir de ahora, merece la pena aprender a vivir en positivo incluso en medio de la tragedia más absoluta. No se trata de estar feliz en el dolor sino de buscar algún sentido que haga esa situación más llevadera para no sumar más angustia de la que ya se tiene. De forma curiosa, a veces, piensas que serás incapaz de hacer frente a determinada situación y luego te das cuenta de que dentro de ti tienes un nivel de fortaleza ilimitado. Por tanto, dentro de ti tienes todos los recursos necesarios para vivir y para estar bien y en armonía. Deja de sufrir porque la vida es bella, porque estás allí y cada día se abre una nueva ventana en tu alma. Una ventana a la que debes asomarte con una sonrisa para contemplar la belleza.

Existen películas excelentes para reflexionar sobre cómo una mala temporada te puede conducir a un paraíso desconocido de paz y esperanza. Te animo a ver una película que transmite una gran alegría: Bajo el sol de la Toscana. Una película que además, también te ofrece el gran regalo de disfrutar de los magníficos paisajes de Italia.

Sin embargo, esa belleza que puedes observar a través del cine la puedes encontrar ampliada al cien por cien en la propia vida porque todo aquello que es real es mejor y más auténtico. Por tanto, no sufras más, y comienza desde hoy, a sentirte afortunado por la magia de la vida y por todo aquello que tienes.