Spa casero contra el cansancio
El cansancio diario hace que nos olvidemos de nosotros mismos, el estrés que sentimos con todos los quehaceres hace que vayamos a contra reloj la mayor parte del día sin que tengamos un minuto para respirar. ¿Se acaba el día y no has podido disfrutar de tus hijos? ¿O de leer un buen libro? ¿No has podido ver a tu pareja porque el trabajo te absorbe demasiado? Va siendo hora que digamos basta a este ritmo tan frenético que lo único que hace es que vayamos enormemente cansados cada día y que parezcamos zombies sin vida.

No quiero decir que dejes todas las cosas que debes hacer a un lado y te olvides por completo de tus obligaciones, eso es una irresponsabilidad y no tendría razón de ser. Me refiero a que priorices aquellas cosas de tus obligaciones que se deben hacer de forma inmediata como paso uno y dejar como paso dos aquello que puede esperar un poco más para poder encontrar un hueco para ti y para tu descanso.

Tu baño como spa

Tu baño puede ser tu spa casero sólo tendrás que acondicionarlo un poco para que resulte totalmente placentero estar allí. Necesitarás velas, aceites esenciales, aromas y muchas ganas de encontrar un parón en tu día y relajarte al máximo.

Spa casero contra el cansancio

Si estás cansando

Si te sientes cansado prepara tu bañera con agua templada tirando a caliente y aromatiza el agua con unas gotas de esencia de ciprés, salvia o romero (o similares). Además no olvides poner unas velas por el baño (siempre con mucho cuidado) y un poco de incienso para encontrar la relajación total.

Si estás cansando y además bajo de moral

Si te encuentras además de cansado con el ánimo bajo mínimos, prepara tu baño caliente decorando con velas, pon un poco de incieso y aromatiza el agua con esencia de albahaca, eucalipto y tomillo (o similares).

Verás que relax encontrarás después de unos veinte minutos de descanso absoluto y tendrás las energías totalmente renovadas.