Superar la nostalgia
A lo largo de nuestra vida se producen muchos cambios que nos obligan a dejar atrás aquellos que hasta ese momento era nuestro presente. Cambiarnos de país o de provincia de residencia por motivos laborales, una separación, un divorcio, la emancipación de los hijos, la muerte de un ser querido… todas estas circunstancias y otras hacen que nuestra realidad cambie y nos veamos obligados a enfrentarnos a situaciones nuevas que nos exigen nuevos desafíos.

Sin embargo, asumir ese cambio no siempre es fácil, y echar de menos lo que fue, lo que vivimos, la felicidad o el bienestar que vivimos nos puede llevar a sumirnos en la nostalgia y quedarnos así anclados en el pasado, incapaces de vivir el presente.

Imagina tu vida como los diferentes capítulos de un libro. El pasado pertenece a un capítulo que ha terminado ya y ahora es el momento de comenzar un nuevo capítulo. Para ello, coge un folio en blanco y escribe en él cómo te sientes, qué o quién echas de menos, qué es lo que te impide vivir el presente y así vuelques en él todos tus sentimientos. Cuando termines, marca un punto y aparte muy visible al final de lo escrito.

A continuación, dale la vuelta a la hoja y escribe en ella cuáles son tus sueños y qué es lo que esperas hacer en tu vida a partir de ese momento, qué es lo que deseas, por qué vas a luchar y todo aquello que quieres que, en un futuro, forme parte de tu vida.

Con ello, te ayudas a ti mismo a superar el pasado y mirar hacia el futuro. Recuerda que superar la nostalgia no significa olvidar el pasado, sino integrarlo en nuestra experiencia vital, enriquecernos con él y superarlo para poder mirar hacia adelante.