Superar la tristeza otoñal
Para muchas personas el otoño es una estación triste. La luminosidad de los soleados días de verano desaparece, comienza a anochecer antes y son muchos los días que amanecen grises y nublados, con lo que también baja la temperatura, todo lo cual parece invitar a concentrarse sobre uno mismo, lo que, a muchos, les hace sentirse triste, sobre todo entre los meses de octubre y noviembre.

Sentir una cierta apatía por la llegada del otoño es normal. El sol es un antidepresivo natural y las largas horas que hemos estado expuestos a él en verano nos han ayudado a mantener un tono vital muy alto. Con la llegada del otoño, cada vez estamos menos al sol, lo que hace que ese tono tan alto desaparezca o se modere.

En otros casos se sufre realmente una depresión de otoño, que les hace sentirse tristes, desmotivados y faltos de energía.

También pueden aparecer problemas para concentrarse, irritabilidad, desórdenes alimenticios y trastornos del sueño. Normalmente todos estos síntomas desaparecerán por sí solos, pero si duran más de dos o tres meses, deberemos consultar a un especialista.

Para combatir esta tristeza uno de los aspectos sobre los que más debemos poner nuestra atención es nuestra alimentación. Es común comer alimentos muy calóricos o azucarados intentando sentirnos mejor, normalmente surten el efecto contrario. Lo aconsejable es consumir alimentos ricos en hierro, como legumbres, los cereales, la carne y las verduras, sin olvidar un correcto aporte de vitaminas, que encontraremos de forma abundante en las frutas y las verduras.

También es aconsejable realizar ejercicio todos los días, lo que nos elevará el ánimo y nos recargará de energía. Si tenemos oportunidad, lo mejor es hacerlo en las horas de sol y en la naturaleza.

Finalmente, iniciar actividades nuevas o participar en actividades en grupo también nos va a ayudar a sentirnos mejor hasta la llegada del invierno.