Superar los síntomas emocionales premenstruales
Todas las mujeres experimentamos cambios físicos y emocionales durante el ciclo menstrual. Pero éstos se hacen más evidentes y molestos los días previos a la menstruación. Son normales los síntomas de tristeza, irritabilidad, ansiedad y una gran dificultad para concentrarse. No obstante, existen determinados hábitos saludables que pueden ayudar a superar mejor estos problemas tan normales en la mujer.

Lo primero es analizar tu estado de ánimo. Los cambios hormonales ocasionados por períodos premenstruales traen consigo oscilaciones en los estados de ánimo. Por ello, deberás distinguir si aparecen “sin causa aparente” o por motivos concretos. De este modo, podrás determinar si atribuir todos tus enojos o angustias a la regla. Luego controla especialmente tu alimentación. Se recomienda comer alimentos saludables siempre, pero sobre todo la semana antes de la fecha menstrual. Elige frutas, verduras y alimentos ricos en hierro, ya que éstos compensan la pérdida de sangre, de modo que se aliviará esa sensación de agotamiento propia de la menstruación. No comas alimentos grasos, cafeína, ni alcohol.

Recuerda que puedes tener igualmente sexo durante la menstruación. A pesar de los mitos existentens entorno al período menstrual, practicarlo no causa ningún tipo de daños, incluso puede resultar estimulante y beneficioso, ya que durante la relación sexual se libera una serie de hormonas que producen bienestar, por lo que resulta una excelente terapia. Sin embargo, es cierto que dependerá de cada pareja, una buena forma de practicarlo es en la ducha.

La relajación es otra de las claves para superar los síntomas emocionales premenstruales. Ya hemos asumido que inevitablemente nos encontraremos con estos síntomas al menos un vez al mes durante nuestro “ciclo vital reproductivo”, por lo tanto hay que tomárselo con calma. Prueba con un buen descanso: duerme lo suficiente. También practica actividades que te generen placer y te ayuden a controlar los cambios de humor, intenta como leer un buen libro, escuchar música, ver una película, dar un paseo o visitar amigos. Busca apoyo en tus seres queridos.

Finalmente, practica ejercicio siempre que no te produzca malestar, el deporte promueve el aumento de los niveles de endorfinas, por lo que disminuye la tensión, se morigera la agresividad y la irritabilidad y mejora el ánimo. Además provoca que los músculos se calienten y relajen, lo que disminuye los dolores físicos. Prueba con ejercicios aeróbicos de larga duración y baja intensidad. No hay nada como una buena caminata por el monte, la natación o el ciclismo.