Cómo superar el miedo escénico
El miedo escénico no es un temor que únicamente afecta a los artistas. Muchos profesionales pueden sentirse bloqueados en su trabajo por esta cuestión. Por ejemplo, un profesor de universidad puede experimentar angustia cada vez que tiene que hablar para un alumnado numeroso. El miedo escénico es dañino por una razón importante: porque mantiene estancado el talento.

Muchas personas se ponen excusas para no afrontarlo, sin embargo, el mejor modo de crecer personal y profesioanlmente, es plantar cara a este sentimiento. Existen algunos sentimientos que pueden ayudarte a identificar el miedo escénico. La angustia por no estar a la altura de las circunstancias (esto se lo dice generalmente aquel que sufre por exceso de perfeccionismo).

Cómo superar el miedo escénico

Herramientas para gestionar el miedo

Además, es habitual que el sujeto experimente nerviosismo generalizado, un nerviosismo muy incómodo que hace que se le seque, incluso, la garganta. Temor a hacer el ricículo e incluso, tartamudez. Como consecuencia de este tipo de miedo podemos sufrir experiencias dolorosas, por ejemplo, quedarnos en blanco en un examen oral. Existe una película que visualiza claramente cómo limita este temor: “El discurso del rey”.

En este tipo de circunstancias, la clave reside en seguir adelante. Continuar a pesar de todo para evolucionar y aprender a trabajar bajo presión.

Consejos para superar el bloqueo

Generalmente, cuando nos preparamos para una prueba importante, elaboramos el plan de acción partiendo de la premisa de que todo irá perfectamente. Sin embargo, es aconsejable que tengas un plan B y pienses en qué harás si te atascas.

Uno de los principales errores de los oradores es comenzar una exposición en público diciendo que “están nerviosos” con el fin de despertar la empatía del auditorio. Esto solo hace que te reafirmes en tu propio malestar. Sigue con tu discurso poniendo el foco de atención fuera de tus propias sensaciones.

Oportunidades para conocer gente nueva

Lo más recomendable es que, de un modo natural, en tu día a día, busques oportunidades para conocer gente nueva. A través de la asistencia a cursos, eventos de networking, conversaciones improvisadas en el metro o en el ascensor… Conviene puntualizar que actualmente el miedo escénico también puede sufrirse en internet ante el temor de cometer un error que pueda convertirse en viral.

Piensa en cuántas cosas dejas de hacer a lo largo del día por el miedo escénico. Anótalas en una libreta y así podrás ser más consciente de cuántas zancadillas te pones a ti mismo: ¿Quieres seguir por el mismo camino o te apetece cambiar? Para superar este tipo de temor es recomendable un proceso de coaching y un curso de retórica u oratoria en el que el alumno tendrá que superar pruebas de experiencia práctica.

Cómo superar el miedo escénico

Conecta con tu pasión

Existen grandes oradores que destacan precisamente por su dominio del espacio. Son personas que fluyen porque conectan con su pasión. Y entonces, experimentan la libertad de llegar a ser la mejor versión de sí mismos. Más allá de la teoría, la práctica es un ingrediente esencial para superar este temor.