Cómo tener un cambio de actitud
En muchas ocasiones, el giro hacia la felicidad depende de un pequeño gran paso: el cambio de actitud. ¿Por qué motivo este cambio es la esencia de la plenitud interior? Porque este aspecto depende de la decisión individual mientras que otros muchos quedan fuera del alcance de la voluntad en una situación de conflicto. Un cambio de actitud puede no resultar sencillo, sin embargo, es posible llevarlo a cabo. Lo importante es tener claro qué cambio quieres realizar y porqué. Detrás de todo cambio de actitud debe existir una motivación específica.

Plan de cambio

Anota en una diario qué actitud actual consideras que te perjudica porque te hace experimentar malestar emocional. Intenta identificar dicha actitud en distintas situaciones: ¿Crees que hubieses podido reaccionar de otro modo ante dichos factores externos?
Seguir leyendo

El poder de la actitud positiva
Cuando nos tenemos que enfrentar a un problema o un revés de la vida, muchas veces nos mostramos impotentes, considerando que no tenemos ningún control sobre lo que nos ocurre o que somos incapaces de dominar nuestra vida. Sin embargo, aunque no podemos controlar lo que nos ocurre, sí podemos decidir cómo nos enfrentamos a ello y, dependiendo de cómo lo hagamos, podremos sobreponernos con más facilidad a las circunstancias adversas o sacar mayor provecho de las favorables.

La clave para lograrlo está en nuestra actitud, más concretamente en la actitud positiva. Nuestra actitud no sólo va a tener influencia en cómo nos enfrentamos a los desafíos de nuestra vida, sino que también es un factor importante de cara a cómo nos consideramos y nos vemos a nosotros mismos, y, por ello, de nuestra autoestima.
Seguir leyendo

Ejercicios para desarrollar una actitud positiva
Aunque sabemos que la vida es más sencilla si somos positivos, no siempre es sencillo mantener una actitud positiva, sobre todo en esos momentos en que parece que todo se nos tuerce o que todo a nuestro alrededor se tambalea. En momentos como esos la angustia y la ansiedad hacen su aparición, lo que dificulta aún más superar esos momentos. Para que esto no nos ocurra y podamos recuperar la posibilidad, podemos realizar una serie de ejercicios que nos ayuden a estimular la parte izquierda del cerebro, aquella que regula la inteligencia emocional. Aquí te presentamos algunos de ellos:

– Dibujar: Dibuja óvalos con la mano izquierda si eres diestro o la derecha si eres zurdo. Debes practicar hasta lograr que te salgan tan bien como con la mano dominante. Cuando lo hayas logrado, colorea con la mano menos dominante el dibujo de un color que te haga sentir bien porque te evoque buenas sensaciones, como el azul del mar.
Seguir leyendo