¿Eres un esclavo de tu teléfono móvil? Consejos para vencer esta adicción
A medida que la tecnología avanza los teléfonos móviles se han convertido en Smartphones y nos prestan gran cantidad de servicios que nos hacen no poder vivir sin ellos. El WhatsApp y estar en contacto con todo el mundo en cualquier momento, el Facebook y poder ver las actualizaciones de los demás en cualquier lugar… esto y mucho más nos hace estar pendientes del móvil a cada dos por tres, sin darnos cuenta que nos convertimos en esclavos.

Estar obsesionado con el móvil o simplemente no poder desprenderse de él tiene el nombre de nomofobia y consiste en una adicción que se padece cuando se tiene miedo a no estar conectado, a dejarse el smartphone en casa (y tener que volver a por él por no soportar la idea de no usarlo en varias horas), etc. Esta adicción como cualquier otra, puede esconder un problema psicológico más grande detrás. Suele afectar más a mujeres y a los adolescentes. Pero y tú ¿padeces de nomofobia?
Seguir leyendo

Cómo mirarte en el espejo con buenos ojos
Existen personas que no desaprovechan la mínima ocasión a la hora de ver su imagen reflejada en el espejo. No sólo se miran en los espejos de casa, sino también, en el reflejo del cristal de los escaparates de la tienda o de los coches de la calle. En cierto modo, existen personas que están enganchadas a su propia imagen y aunque este gesto, pudiera denotar vanidad, la realidad es que refleja falta de autoestima e inseguridad. Por ello, como todo gesto que se repite de una forma obsesiva conviene tener cuidado para no terminar enganchado al más puro estilo del mito de Narciso, a la propia imagen.
Seguir leyendo

¿Padeces FOMO?
Vivimos inmersos en una sociedad donde la comunicación es inmediata. Redes sociales como Facebook o Twitter nos permiten enterarnos de acontecimientos casi al mismo tiempo que suceden. Los móviles de última generación nos permiten estar conectados las 24 horas del día y, si estamos suscritos a algún servicio de noticias, éstas nos llegan puntualmente.

Esto ha creado en muchos la necesidad imperiosa de estar continuamente al día de todo lo que suceda, lo que lleva aparejada una auténtica fobia a pensar que nos estamos perdiendo un acontecimiento o que no estamos al día de alguna noticia. Una fobia que ya tiene nombre, FOMO (Fear of Missing Out), por sus siglas en inglés y que parece derivar de otro nuevo trastorno psicológico que ha nacido con la tecnología, como es la adicción a las redes sociales.
Seguir leyendo