La ambición puede ser positiva
Usualmente consideramos la ambición como algo negativo, ya que tenemos a la persona ambiciosa como alguien que no se va a detener ante nada por conseguir lo que quiere, aunque lo que tenga que hacer para lograr sus objetivos de alcanzar el poder o ganar dinero sea algo ilegal o delictivo, sin poner nunca límites a su propia conducta. Este tipo de ambición es patológica y acaba por dañar a quien sigue esta conducta.

Sin embargo, la ambición también puede ser positiva si por ella entendemos el deseo de superarnos a nosotros mismos, alcanzar nuestros objetivos personales o profesionales, mejorar día a día y perseverar en la consecución de nuestras metas aunque no sea fácil. En este caso la ambición es sana.
Seguir leyendo