El lado positivo de la autocompasión
Estamos acostumbrados a considerar la autocompasión como algo negativo y, en muchos casos, indudablemente, lo es. Compadecernos a nosotros mismos nos puede llevar a no cambiar nada de aquello que nos daña, nos molesta o no nos gusta de nosotros mismos.

Nos limitamos a sentarnos y autocompadecernos de nuestra mala suerte, de que nunca hemos tenido una oportunidad, de que los demás tienen oportunidades que no tenemos porque no tenemos “padrinos”, dinero o cualquier otro aspecto que se nos ocurra. Este pensamiento nos consuela, porque nos quita responsabilidad con respecto a nuestra propia vida, pero nos impide cambiar, mejorar y dirigirnos hacia lo que realmente queremos.
Seguir leyendo