Teléfono de ayuda en caso de bullying o acoso escolar
Por desgracia el bullying o acoso escolar es un problema cada vez más frecuente en las escuelas. Normalmente los afectados reciben maltrato psicológico o físico por parte de uno o varios niños o jóvenes. El bullying es muy cruel y trata de someter y asustar a las víctimas. Se estima que en España casi el 3% de los niños o niñas sufren algún tipo de bullying de forma constante y un 8% lo ha vivido en alguna época de su etapa en las aulas. La violencia infantil y juvenil está en aumento, una encuesta publicada este año asegura que el 16% de niños y jóvenes reconoce haber participado en burlas o agresiones psicológicas a otros compañeros. Existen diferentes tipos de bullying o acoso escolar:
Seguir leyendo

Cómo actuar ante el acoso escolar (bullying)
El bullying es cualquier tipo de actitud agresiva, intencionada o repetida que, sin motivación evidente, adoptan uno o varios estudiantes contra otro. Esta actitud, que puede incluir amenazas, insultos, vejaciones e incluso agresiones físicas , sirve para que el niño acosador imponga su poder sobre otro, mientras que el niño acosado siente miedo, rabia y un nivel de angustia muy alto debido a que desconoce la causa del maltrato y no puede evitarlo.

Por otra parte, como en cualquier otro tipo de maltrato, la víctima acaba creyendo ser responsable del comportamiento del maltratador hacia él, lo que le lleva a sentir una gran culpabilidad que es devastadora para su autoestima, porque termina asumiendo que, por su forma de ser, se “merece” el maltrato.

Los síntomas que pueden presentar los niños que están siendo víctimas de acoso escolar son, entre otros, cambios en su comportamiento, tristeza, pesadillas, dolores somáticos, pérdida o deterioro del material escolar, no querer acudir a actividades del colegio y aparecer con golpes o rasguños que justifica diciendo que se ha caído.

Para terminar con una situación de maltrato escolar, ya sea físico o verbal, lo más recomendable es que el niño o niña:

– Intente no mostrarse vulnerable ante el agresor, ya que esto hace que se vuelva más agresivo. En ese momento lo mejor es que ignore a quien le insulte o le veja.

– Hable con un adulto de confianza sobre lo que está ocurriendo, para pedir ayuda y que de ese modo se ponga fin a la situación. Un hermano o un amigo también pueden ser de ayuda en esta situación. Si no puede verbalizar el tema, porque el nivel de angustia es muy alto, lo mejor es escribirlo todo en un papel y dáselo a leer a un adulto.