Superar el miedo al cáncer
Todos sentimos temor ante la posibilidad de caer enfermos y hacemos lo posible para evitarlo. Existen personas en las que este miedo se centra en el temor a sufrir cáncer, a que se reproduzca si ya lo han sufrido o al dolor que esta enfermedad o su tratamiento pueda llevar aparejado. Son personas que sufren fobia al cáncer o carcinofobia.

Aunque todos en un momento dado podemos tener este miedo, sobre todo si contamos con antecedentes familiares, quienes sufren fobia al cáncer temen la posibilidad de sufrirlo ante cualquier dolor, malestar u otro tipo de síntoma físico que puedan percibirse.

Además, por ese mismo miedo, erradicarán cualquier conducta que, según los expertos, pueda producir cáncer, como fumar o tomar el sol. Estas medidas, que en principio son saludables, son llevadas hasta el extremo por quienes sufren esta fobia, de forma que evitarán el más mínimo contacto con el humo del cigarrillo o la menor exposición al sol, creando una serie de conductas evitativas patológicas que, en muchas ocasiones, les van a impedir llevar una vida normal.
Seguir leyendo

Cómo afrontar un diagnóstico de cáncer
Cuando el médico nos dice que padecemos cáncer muchas emociones se agolpan dentro de nosotros. El miedo, la angustia y la inquietud hacen su aparición. También podemos sentir rabia, porque percibimos como una injusticia el hecho de sufrir la enfermedad e incluso hay personas que se sienten culpables, y piensan que el haber contraído la enfermedad es responsabilidad suya, que si hubieran hecho o dejado de hacer determinadas cosas no estarían enfermos. Los sentimientos que aparecen son tan variados como las personas.

Lo primero que debemos hacer es aceptar que todas estas emociones son normales y no intentar reprimirlas.
Seguir leyendo