El complejo de superioridad
Podría pensarse que el complejo de superioridad viene dado porque quien lo sufre se siente superior a los demás, pero no es así en absoluto. Contrariamente a lo que se cree, quien tiene complejo de superioridad se siente inferior a los demás y, de forma inconsciente, trata de compensar ese sentimiento de inferioridad resaltando aquellos campos o cualidades en las que sobresalen.

Cada persona tiene una serie de ámbitos o campos en los que destaca y otros en los que es inferior a quienes les rodean. Cuando nos aceptamos a nosotros mismos, aceptamos también que no podemos ser buenos en todo y que siempre habrá áreas en las que los demás nos superen, al tiempo que nosotros lo hacemos en otras. Quienes tienen complejo de inferioridad, por el contrario, no han podido asumir sus limitaciones y se esfuerzan todo lo que es posible en compensar, ocultar o disimular la carencia que supone tener, para que dicha carencia no sea descubierta por los demás.
Seguir leyendo

Complejos que surgen en verano
Cada época del año es mágica y tiene sus puntos positivos y sus ventajas. Sin duda, la primavera nos brinda la posibilidad de disfrutar de un paisaje perfecto cargado de variedad de colores y de matices. Con la llegada del mes de mayo es buen momento para pensar en la proximidad del verano. Lo cierto es que el verano se convierte en una época positiva pero también de sufrimiento para algunas personas.

Por una parte, en relación con el ámbito estético son muchas las personas que sufren algún tipo de complejo a la hora de ponerse el bañador en la playa. De hecho, es habitual que muchas mujeres y también hombres comiencen algún tipo de dieta con el objetivo de perder algunos kilos antes de la llegada del mes de julio. En el verano, el cuerpo adquiere un protagonismo que es más que evidente puesto que las faldas o las camisetas de tirantes sustituyen en el armario a los abrigos y a las blusas de primavera.
Seguir leyendo

Cómo superar los complejos
Las personas acomplejadas distan mucho de ser felices. Día tras día, su vida se ve enturbiada por aquello que les acompleja, no pueden quitárselo de la mente y esa idea hace finalmente mella en su autoestima hasta casi hacerla desparecer, lo cual ocasiona también un alto grado de inseguridad que puede incluso hacer que la persona no pueda llevar una vida normal.

Un complejo es una percepción distorsionada de nosotros mismos, que hace que, al compararnos con los demás, nos sintamos mal sobre todo con respecto a nuestro físico. El niño que tenga complejo del tamaño de sus orejas las verá casi de elefante aunque sean perfectamente normales, al igual que la niña que es muy alta y se siente acomplejada con ello.
Seguir leyendo