¿Qué se esconde detrás de la necesidad de control?
Existen personas que quieren controlarlo todo hasta el más mínimo detalle. No sólo el entorno material, sino también, a las personas. Existen diferentes formas de controlar las relaciones personales: por ejemplo, la coacción, la manipulación, el miedo, el chantaje emocional, la crítica negativa constante… Evidentemente, se trata de formas de control que son negativas y dañinas para la autoestima propia y ajena.

Sin embargo, detrás de la aparente sensación de fortaleza que existe en una persona que siempre tiene el control de todo, en realidad, existe una gran debilidad y vulnerabilidad ante el temor de dejar que la vida fluya con naturalidad. De hecho, la verdadera clave de la felicidad reside en vivir al compás de la vida y no en pretender controlar lo incontrolable.
Seguir leyendo

Libérate de la necesidad de control
Aunque la mayoría del tiempo reneguemos de ella, a los seres humanos nos gusta la rutina. Nos gusta y nos tranquiliza saber lo que sucederá mañana, pasado, al otro, saber por qué caminos discurrirá nuestra vida, dejando sólo un poco de ella al azar. De este modo tenemos la seguridad de que podemos controlar lo que sucede y actuar en consecuencia.

Esto no es más que una ilusión.

Nuestra vida está sometida a una gran incertidumbre. No sólo no sabemos qué nos ocurrirá mañana, sino que tampoco podemos prever lo que nos sucederá en el minuto siguiente. Est idea es muy angustiosa, por lo que la olvidamos, y vivimos cómo si esa incertidumbre no existiera.

Sin embargo, existen personas que no pueden olvidarla, para las que esta incertidumbre resulta realmente angustiosa, y ponen en marcha una serie de mecanismos para controlar la realidad y, de ese modo, eliminar la incertidumbre. Quieren controlar todo lo que ocurre en sus vidas y en las de los demás, lo que ellos y los otros hacen, dicen e incluso piensan, estableciendo una suerte de estímulo-respuesta que les permita saber qué sucede en todo momento, estableciendo así la ilusión del control.
Seguir leyendo

Tipos de personalidad: la necesidad de control
Existen personas con cualidades muy diferentes. Hoy me gustaría centrarme en el caso de aquellas personas que tienen una clara necesidad de control, es decir, necesitan seguridad para poder sentirse bien, de lo contrario, experimentan ansiedad, nervios y miedo. Las personas con necesidad de control temen arriesgarse, sin embargo, es importante tener la mente abierta y estar receptivo a nuevas experiencias y sensaciones.

La necesidad de control se consigue romper a largo plazo si aprendes a apostar por el cambio. Puedes hacerlo a través de fórmulas muy sencillas. Por ejemplo, queda con un amigo para pasar la tarde y deja que sea él quien decida el plan: quien diga qué película de cine quiere ver, en qué lugar le apetece tomar un café, por dónde quiere dar un paseo… Se trata de que te relajes y aprendas a confiar en los demás. Pero también se trata de que más allá de que no te guste el plan que el otro te propone, lo aceptes sin hacer ningún tipo de comentario negativo.
Seguir leyendo