Pasos para dejar de ser una persona controladora
Para algunas personas es muy sencillo respetar la libertad y la voluntad de los otros, dejándoles actuar según sus criterios. Para otros, hombres y mujeres, les resulta casi imposible, y pretenden controlar todo lo que sucede a su alrededor, incluyendo lo que hacen o lo que les sucede a su pareja, a sus hijos, a sus amigos, compañeros de trabajo, etc. Este intento de controlarlo todo no sólo supone un gran nivel de estrés tanto para quien controla como para quienes son controlados, sino que puede dañar seriamente las relaciones personales de quien es controlador, ya que terminar por apartar a todos de su lado, debido al sufrimiento que su comportamiento provoca.

Para evitar esto, lo primero que debemos tener en cuenta es que intentar controlar todo y a todos es una ilusión.
Seguir leyendo