Romper las corazas emocionales
Cuando nacemos no tenemos ninguna estrategia para enfrentarnos al dolor o a sentimientos como el abandono, la soledad, la pérdida o el miedo. A menos que alguien nos haya enseñado a manejarlas de forma positiva, cuando hemos pasado por alguna situación similar, intentamos evitar volver a sufrir del mismo modo y con la misma intensidad.

Es entonces cuando aparecen las corazas emocionales, mecanismos de defensa que nos permiten sobrellevar el dolor o la decepción del día a día. En este aspecto, resultan positivas, pero también pueden ser limitadoras, especialmente cuando nos encontramos ante un conflicto interno o queremos cambiar nuestra forma de ser o proceder. ¿Cómo librarnos de ellas, entonces?
Seguir leyendo