Cómo ir más allá de las creencias limitantes
El modo de pensar condiciona de una forma negativa o positiva nuestra vida. En ocasiones, el primer ejercicio que debemos realizar para ser más felices es revisar creencias para eliminar aquellas que sobran (algunas ideas tienen fecha de caducidad, nos ayudaron en un momento pero ahora están desactualizadas). El abanico de opciones y posibilidades en cuestión de ideas es muy amplio, sin embargo, tendemos a tener ideas fijas en cuanto a creencias limitantes se refiere. No es tan fácil tirar a la basura los “no puedo” y “los debería”.

Por suerte, si algo define al ser humano es su gran capacidad de superación, su capacidad para reinventarse a sí mismo y comenzar de nuevo. Un paso importante es cambiar ideas limitantes por otras más potenciadoras. Sin embargo, existe un paso intermedio que puede ser más realista para muchas personas. Intentar ir simplemente más allá de esa idea limitante para ponerla en duda. ¿Cómo lograr este objetivo?
Seguir leyendo

¿Cómo cambiar tus creencias?
¿Cómo cambiar tus creencias? Muchas personas se comportan como si las creencias fuesen una realidad estática que no puede modificarse con el paso de los años. Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que tú eres el artífice del cambio de tu mapa mental. Las creencias no son verdaderas ni falsas, es decir, no tienen un valor absoluto. Simplemente, son limitantes o potenciadoras.

Te ayudan a vivir mejor, te dan más sensación de libertad, te permiten tener un buen nivel de bienestar, o también, pueden causar el efecto contrario. ¿Cómo puedes cambiar tus creencias? En primer lugar, aprendiendo a relativizar y observar que no todo es blanco o negro, es decir, que no existe un único modo de ver la realidad y de entender las cosas. De hecho, existen tantos puntos de vista como personas diferentes hay en el mundo. Por ello, también debes permitirte cambiar de opinión y poder aprender de otras personas. De aquellas que te hacen bien y que te producen admiración.
Seguir leyendo

Creencias que te impiden ser feliz
Seguramente conoces personas que, teóricamente, tienen todo lo que necesitan para ser feliz, pero son profundamente infelices, mientras que otras, que parecen no cumplir todos los requisitos para ser feliz, sí lo son. Esto sucede porque no son las circunstancias o lo que tenemos o dejamos de tener en un momento dado lo que nos hace felices, sino que es la interpretación que hacemos nosotros de dichas circunstancias la que realmente nos permite ser felices o no serlo.

Esto viene dado porque existen una serie de creencias instaladas en nuestro subconsciente sobre lo que se necesita para ser feliz, como vivir en pareja, tener un buen trabajo en el que nos sintamos realizados, una casa bonita, un buen coche, una familia perfecta, un alto poder adquisitivo… y si no cumplimos con todos esos requisitos, no podremos ser felices.
Seguir leyendo

Creencias que nos impulsan hacia el éxito
Existen muchas variables que pueden influir en que obtengamos el éxito en nuestros proyectos, pero, sin duda, una de las más importantes y que más nos van a impulsar hacia él son las creencias que tenemos nosotros mismos sobre dicho logro, ya que lo que creemos sobre nosotros mismos, sobre lo que nos merecemos y sobre nuestras posibilidades juega un papel esencial en este asunto. Y al igual que existen unas creencias que nos llevan hacia el fracaso, otras nos impulsan hacia el éxito:

– El éxito está en nuestra mano: Si creemos que somos capaces de lograrlo, es más probable que lo consigamos que si pensamos que es necesario que todas las circunstancias nos sean favorables, ya que en este caso nos pasaremos la vida esperando el momento justo para intentarlo. Si creemos que podemos el momento es ahora.
Seguir leyendo

Cambia tus creencias
Lo cierto es que los valores y las creencias no son verdaderas ni falsas sino que son limitantes o potenciadoras (es decir, te restan libertad o te aportan fuerza o impulso hacia el futuro). Las cosas no pueden ser únicamente de una manera, pese a que el ser humano tiende a vivir creyendo que sus valores son una verdad primordial y universal. En este sentido, conviene relativizar, sencillamente, porque a lo largo de la vida, uno mismo puede cambiar y variar su opinión respecto a ciertos temas.

De hecho, cuando hablamos de superación personal es importante hacer un cambio constante para poder ir mejorando, dejando atrás todo aquello que nos limita y abriendo la puerta a nuevas sensaciones, vivencias e ilusiones. Para poder cambiar los valores y las creencias conviene tener una mente abierta, es decir, aprender de los demás, de otras culturas, de otras formas de vivir y de caminar por el mundo.
Seguir leyendo

Valores y creencias que filtran tu realidad
Cada persona observa su realidad desde su mapa del mundo, sin embargo, el mapa no siempre es el territorio como bien recuerda la PNL. Es decir, al final, existen tantos puntos de vista y maneras de pensar como personas diferentes que tienen su visión particular de una misma realidad. Por otra parte, los valores y las creencias siempre interfieren de una forma o de otra en el modo de afrontar un hecho, observarlo y percibirlo. En este sentido, es muy importante precisar que los valores y creencias no son ni buenos ni malos en sí mismos, simplemente, son limitantes y potenciadores.

Es decir, es muy importante diferenciar este matiz porque entonces, podemos descubrir cuáles son los valores que nos hacen sentir bien y potencian nuestro humanismo y cuáles son aquellos que nos hacen daño. Por el contrario, merece la pena optar por aquellos que potencian nuestras capacidades. Por ello, vive conectado siempre con la constancia, la esperanza, la fuerza y la ilusión porque así podrás adaptarte a los cambios de una forma inteligente.
Seguir leyendo

El pensamiento mágico: buscando la suerte
Si vemos un gato negro, tendremos mala suerte, pero si a nuestro lado sobrevuela una mariposa, la suerte nos será favorable. Aunque en principio puede sonar ridículo, todos los seres humanos tenemos creencias en relación con números que nos dan buena o mala suerte, amuletos que nos ayudarán a pasar un examen o gestos tan sencillos como intentar comenzar el día con el pie derecho.

Esta creencia de que ciertos hechos van a tener efectos positivos o negativos en nuestras vidas es lo que se denomina pensamiento mágico y de él nacen las manías, supersticiones, los amuletos y toda la serie de rituales que ponemos en marcha cuando queremos que la suerte nos sea favorable.

Este tipo de pensamiento se opone al pensamiento racional, es decir, el que utilizamos para analizar los hechos de forma objetiva y extraer consecuencias de ellos para aplicarlas a experiencias posteriores. En el pensamiento mágico se toman como reales creencias que no tienen una base científica ni racional, pero que son aceptadas como reales por el sujeto, sobre todo porque son compartidas por gran parte de su entorno o si, después de un determinado hecho, hemos sido afortunados en algo, ya que tenderemos a determinar ese hecho u objeto como garante de nuestra buena suerte.
Seguir leyendo

Creencias que nos complican la vida
Todos tenemos creencias, ideas que nos han sido transmitidas por nuestra familia, el entorno en que vivimos o la sociedad y que las aceptamos como verdaderas aunque nunca las hayamos puesto en cuestión. Algunas de ellas son válidas y nos facilitan la vida, pero otras nos la complican, aumentando nuestro sufrimiento, ira y frustración ya que una y otra nos damos de bruces con la realidad. Alguna de estas creencias son:

– Si soy bueno con alguien, el otro deberá serlo conmigo: Esta creencia implica un deseo de control sobre el comportamiento del otro. Partimos de la base de que si cuidamos y ayudamos a otra persona o nos portamos bien con él o ella, esa persona responderá de la misma forma. Sin embargo, nos olvidamos de la su libertad, por lo que unas veces sí puede responder como esperamos y otras no, lo que hace que nos enfademos con esa persona y sintamos rencor hacia ella.
Seguir leyendo