Reconcíliate con tu cuerpo
Pocas personas son capaces de mirarse al espejo sin criticar algo de su aspecto. Normalmente, cuando vemos nuestra imagen reflejada, nos centramos en todas esas partes de nuestro cuerpo o de nuestra cara que no nos gustan, que nos avergüenzan o que nos acomplejan. En algunas personas este sentimiento de rechazo hacia su cuerpo es tan intenso que llegan al punto de no querer verse nunca reflejados en un espejo, porque no soportan verse a sí mismos, transformando ese rechazo en un odio intenso hacia su cuerpo.

Esta conducta se da sobre todo en personas que sufren obesidad, pero también en aquellas que nunca se ven suficientemente delgadas, guapas o lo bastante musculados. Y atacan ese cuerpo al que odian ingiriendo grandes cantidades de comida, matándose de hambre o realizando interminables sesiones de ejercicios.
Seguir leyendo

Equilibrio entre cuerpo y espíritu
En la sociedad actual se da mucha más importancia al cuerpo que al espíritu. De hecho, en el verano, esta presión estética se nota todavía más cuando todo el mundo quiere lucir el mejor tipo en la playa. Hemos escuchado mucho sobre dietas milagro, sobre el tema de adelgazar sin esfuerzo, pero la realidad es que no se habla del mismo modo, de cómo cultivar la inteligencia, cómo fomentar la belleza interior o cómo se puede aprender a vivir mejor. Siendo más feliz y dando valor a aquello que de verdad es importante.

Por tanto, si quieres encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente deberás estar al margen de esas normas sociales que te hacen creer que la belleza lo es todo y que además, sólo existe un canon de perfección. En el caso de la chicas, la delgadez extrema se valora sobre las pasarelas.
Seguir leyendo