Consejos de bienestar para cuidadores de enfermos de alzhéimer
Las personas que cuidan con paciencia y cariño a un familiar dependiente de alzhéimer, muestran con su ejemplo que el amor es un motor de vida y de felicidad. Este cuidado aporta sacrificio y esfuerzo personal, sin embargo, para quien hace esta tarea con amor, la mayor recompensa es poder hacer el mayor bien posible hacia ese ser querido que pierde la memoria poco a poco.

Hoy en día, los médicos cada vez insisten con más frecuencia en la importancia de cuidar al cuidador ya que para poder asumir la responsabildidad de atender a otra persona, previamente, el cuidador debe estar bien (la energía también se agota si no se dosifica). Además de tener espacios propios (algo que no siempre resulta sencillo porque en muchas ocasiones, el cuidador asume esta tarea en solitario), en este artículo me gustaría dar algunos consejos sencillos para incrementar el bienestar no solo del cuidador sino también, del enfermo en esa rutina compartida en común. Hay momentos, que pueden ser un soplo de aire fresco para ambos.
Seguir leyendo

Apoyo emocional para los enfermos de alzheimer y sus cuidadores
El alzheimer se ha convertido en una de las enfermedades más importantes en la tercera edad. Caracterizada por la pérdida progresiva de memoria, los enfermos pierden la autonomía y la independencia necesaria para hacer frente a sus labores diarias. Por ello, necesitan del cariño, la atención y la compañía constante de un cuidador. Ante esta situación, la familia puede optar por dos soluciones diferentes: la de cuidar al anciano en el propio hogar o la de ingresarle en una residencia de ancianos.

Afortunadamente, el ser humano no se reduce sólo a la memoria, de ahí, la dignidad y el valor que tiene cada persona. Lo cierto es que se pueden seguir compartiendo momentos muy bonitos con una persona que tiene alzheimer, precisamente, porque el amor nos lleva a cuidar y a proteger de aquellos que de verdad valoramos. Los enfermos de alzheimer son vulnerables, claro está. Pero también lo son sus cuidadores.
Seguir leyendo