¿Para qué sirve la culpa?
La culpa es un sentimiento muy desagradable pero eso no significa que sea un sentimiento inútil. Existen personas que evitan la culpa solo porque les resulta poco cómo sentirse así. En realidad, es importante escuchar la voz interior para comprender el significado de un estado emocional.
Seguir leyendo

Cambia la culpabilidad por la responsabilidad
La culpabilidad es un sentimiento muy dañino del que debes liberarte, de lo contrario, puede que arrastres culpas desde hace años y no te concedas el regalo de estar en paz contigo mismo y de ser feliz aquí y ahora. ¿De dónde procede el sentimiento de culpa? Son muchas las personas que consideran que se trata de un efecto derivado de la moral católica, sin embargo, la realidad es que la culpa es una sensación psicológica que surge, simplemente, de saber que tal vez, pudiste actuar de una forma contraria a la ética.

Pues bien, merece la pena hacer un cambio de términos y entender que no debes sentirte culpable sino responsable de tus actos, es decir, eres consciente de que tus acciones tienen unas consecuencias concretas. Por ello, en caso de haber podido hacer algún daño a alguien no dudes en reparar dicha ofensa. La culpa no se ve pero se siente, por ello, a veces, su peso puede llegar a pesar toneladas desde un punto de vista inmaterial. Es decir, la culpa puede producir otros sentimientos como rechazo hacia uno mismo o vergüenza.
Seguir leyendo

Dejar de sentirnos culpables por todo
A algunas personas les resulta difícil no sentirse culpables casi continuamente. Se consideran responsables de prácticamente todo lo que sucede a su alrededor, incluso si no han tenido nada que ver ello. Incluso aunque comprendan que han actuado como mejor pudieron hacerlo en ese momento, continúan sintiéndose culpables y no son capaces de librarse de este sentimiento, lo cual les consume tiempo, energía y, a la larga, puede llevarles a caer en una depresión si no logran dejar de recordar y recriminarse lo ocurrido.

Cuando esto ocurre, debemos tomarnos tiempo para analizar este sentimiento y poder eliminarlo. Para lograrlo, debemos seguir una serie de pasos.

En primer lugar analizaremos cómo nos sentimos cuando nos sentimos culpables, si estamos tristes, angustiados, todas las emociones que nos invaden.

Después anotaremos en qué situaciones nos sentimos culpables. Recogeremos todas y cada una de ellas, incluso aquellas que, a primera vista, no tienen importancia. De ese modo, podremos analizar cuáles son los momentos en el que la culpa aparece con mayor frecuencia o fuerza.
Seguir leyendo

El sentimiento de culpa
Metemos la pata y el sentimiento de culpa nos corroe. Una y otra vez le damos vueltas a lo que ocurrió, lamentando no poder dar marcha atrás en el tiempo y poder cambiar la situación. Aunque arrepentirnos si hemos causado daño a alguien es normal, experimentar un nivel exagerado de culpa puede llevarnos a sufrir trastornos como depresión, ansiedad, etc.

La persona con un sentimiento exacerbado de culpa se culpa por todo: lo que hizo, lo que no hizo, lo que pudo hacer. Este sentimiento resulta patológico cuando aparece incluso ante algo tan nimio como que un amigo nos pida hacernos un favor. Quizá no podamos ayudarle en ese momento, pero si le decimos que no, nos sentiremos culpables y si ese sentimiento es muy profundo nos sentiremos tan mal que intentaremos evitarlo de cualquier modo, incluso sobrepasando nuestros límites.
Seguir leyendo