Cómo asumir que otra persona no siente lo mismo por ti
Una de las principales causas de bloqueo existencial se produce cuando una persona se enamora de otra y no asume que no es correspondida del mismo modo. Con frecuencia, las señales están ahí pero uno mismo se niega a ignorar una realidad que mata por completo la esperanza. Existe un motivo muy importante por el que merece la pena asumir que otra persona no siente lo mismo por ti: quieres continuar con tu vida, sin seguir a la espera de aquello que pudo ser y no fue.
Seguir leyendo

La tristeza como necesidad  vital
Hablar de la alegría y el pensamiento positivo no es sinónimo de evitar a toda costa la tristeza, un sentimiento natural que pide su espacio puesto que es una forma de reacción interna ante un acontecimiento externo. La tristeza es un modo de sentir y el sentimiento es humano. Cuando en ocasiones se etiqueta la tristeza como un sentimiento negativo se produce un error importante al poner una connotación equivocada en la esencia de este sentimiento que es positivo aunque resulte desagradable sentirlo.
Seguir leyendo

Cuándo dejar que otra persona siga su camino
En la vida, los caminos se cruzan y se alejan en determinado momento. Existen caminos paralelos y otros que llegan a su fin por una decisión mutua o individual. ¿Cuándo dejar que otra persona siga su camino a su ritmo y sin ti?
Seguir leyendo

Aprender a superar una decepción
No siempre logramos lo que queremos. Muchas veces ponemos todas nuestras esperanzas e ilusiones en algo o en alguien, nos esforzamos, luchamos pero, al final, nuestros planes no salen tal y como esperábamos, momento en el que nos sentimos decepcionados.

Todos, en algún momento, nos hemos sentido de este modo, ya sea en el plano familiar, personal, laboral o amoroso, pero no siempre estamos preparados para ello. De hecho, existen personas que no saben cómo hacer frente a una decepción sin hundirse o tirar todo por la borda, mientras que otras no sólo saben manejarla, sino que incluso pueden extraer enseñanzas positivas de ella, y eso es a lo que debemos tender.
Seguir leyendo

¿Por qué se produce la decepción?
La decepción es una emoción muy humana, que sin embargo, debe de ser controlada. Es decir, en caso de atravesar una época de tu vida en la que vayas sumando una decepción tras otra, entonces, está claro que el balance de dolor, tristeza y pena será enorme. Sin embargo, es inevitable que así como hay rachas de buena suerte y de bonanza, del mismo modo, existen periodos de miedo y de resultados que no eran los esperados. ¿Por qué se produce la decepción?

En primer lugar, puede suceder que porque has apostado por el proyecto equivocado o también, por la persona inadecuada. De hecho, duele mucho más una decepción personal que laboral. Suele darse cuando tienes la sensación de dar mucho más de lo que recibes.
Seguir leyendo

Decepciones del día a día
En medio de esta fiebre del pensamiento positivo, a veces, parece que debemos sentirnos un poco culpables por creer que no todo es perfecto, que hay cosas que nos duelen y que hubiésemo deseado que cierta situación se hubiese producido de otra manera. La inteligencia emocional es excelente, sin embargo, también lo es que el ser humano tenga libertad para sentirse mal, triste o dolido cuando un deseo no se le ha cumplido, cuando una persona no te ha correspondido del modo en que esperabas, cuando te han dicho algo que no querías escuchar… La tristeza, la decepción, la ira y el miedo son emociones muy humanas pese a que en un afán de perfección desmedido parece que el ser humano sólo debe caminar al compás de la alegría, la ilusión y la esperanza.

El día a día tiene muchas alegrías, sin embargo, también te deja decepciones. Especialmente, dependiendo del estado de ánimo y de cómo te sientes puedes ser más o menos vulnerable ante ciertos hechos. Lo importante de una decepción no es vivirla, sino saber que se supera.
Seguir leyendo

Qué hacer tras una decepción
Ojalá alguna preguntas tuvieran una única respuesta para poder determinar qué es lo adecuado y qué es lo inadecuado. Pero cuando hablamos de asuntos humanos nos topamos frente a frente con el gran regalo de la libertad. La decepción es esa sensación amarga que seguro que has sentido en algún momento de tu vida cuando te encontraste con una persona que no supo ver tu valor ni tratarte de forma adecuada.

Cuando eso sucedió, sentiste la necesidad de alejarte por tu propio bien ya que además, la ira y la rabia son emociones que nos ayudan a protegernos del dolor. Tomás de Aquino define la ira como la tristeza que también implica un deseo de venganza. ¿Acaso no sentiste tristeza tras la decepción de un amigo al que querías y sigues queriendo? Seguro que sí.
Seguir leyendo

Puntos positivos de un fracaso
El fracaso, en sí mismo, tiene un sabor amargo que deja huella durante semanas, meses, o a veces, incluso años. Tal vez, porque cuando nos enfrentamos al reto de asumir que algo no ha salido como nosotros deseábamos, nos quedamos estancados como si se tratase de un muro imposible de traspasar. Detrás de un sentimiento de fracaso pueden existir sentimientos de vergüenza, frustración, rabia, pena, impotencia y también, se pueden producir heridas en la autoestima que tardarán en cicatrizar.

Un fracaso se puede producir en el ámbito profesional, es decir, dentro del contexto laboral. O también, en el terreno personal. Es aquí donde el dolor es más intenso ya que en cualquier relación interpersonal, se ponen en juego muchos más sentimientos que en un asunto de trabajo. El fracaso en el amor o en una amistad no se olvida nunca. Pero lejos de caer en la compasión es mejor hacer una reflexión sobre los puntos positivos que tiene un fracaso.
Seguir leyendo