Inteligencia emocional para tomar decisiones difíciles
Tomamos decisiones de una forma continuada por lo que deberíamos estar más entrenados para este tipo de situaciones. Sin embargo, no todas las decisiones que tomamos tienen la misma trascendencia en nuestra vida. Esta es una de las características que marca una connotación distinta en una decisión cualquiera. ¿Cómo tomar decisiones difíciles?

La paradoja humana

Es importante recordar que incluso cuando una persona no hace nada al respecto ya ha tomado una decisión: no afrontar ese reto. Y esa actitud ya tiene unas consecuencias concretas. En la mayoría de las ocasiones, la pasividad conduce a la frustración.
Seguir leyendo

Pasos para superar la indecisión
En la vida, a cada momento, estamos tomando decisiones. Algunas no son importantes, pero otras pueden determinar nuestro futuro profesional, emocional o incluso familiar. Las decisiones pueden hacernos felices o desgraciados, quitarnos o traernos problema sobre todo porque, antes de tomarla, nunca podemos saber si estamos eligiendo la opción correcta o no.

Esto hace que, sobre todo si son importantes, sintamos angustia ante el momento de tomar una decisión importante, pero nos sobreponemos a ella y tomamos la decisión que creemos más acertada. Para muchas personas, sin embargo, esta angustia es tan grande que se bloquean y no son capaces de tomar una decisión, dejando que sean los demás, el tiempo o el azar el que decida por ellos, con lo cual su vida se convierte casi en un barco a la deriva.
Seguir leyendo

Las emociones nos ayudan a tomar decisiones
Cuando tenemos que tomar una decisión, especialmente si es muy importante de cara a nuestro futuro, siempre nos aconsejan que la tomemos con la cabeza fría, que lo pensemos bien, intentando ser lo más racionales posibles, sin dejarnos llevar por las emociones. Y es de ese modo como creemos que tomamos las mejores decisiones.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. De hecho, según los expertos, si intentáramos tomar las decisiones sólo con la razón, sin la menor intervención de las emociones, nos bloquearíamos y llegaría un momento en que seríamos incapaces de tomar una decisión. Por mucho que lo intentemos evitar, en la decisión final, siempre intervienen las emociones y, gracias a ellas, solemos tomar la decisión correcta.
Seguir leyendo

Superar el miedo a tomar decisiones
Durante nuestra vida, tenemos que tomar decisiones de forma continua. Algunas son sencillas y cotidianas, como elegir la ropa que nos vamos a poner, pero otras son más complicadas e incluso muy difíciles, porque de ellas puede depender nuestro futuro personal, laboral o sentimental. Por ello, muchas personas evitan tomar dichas decisiones, no por la decisión en sí, sino por el miedo a equivocarse en su decisión.

Decidir siempre implica renunciar a algo y no siempre podemos prever las consecuencias de dicha decisión. Le damos vueltas, analizamos una y otra vez los pros y los contras y habitualmente volvemos a estar siempre como al principio. El problema de esta actitud es que esto supone que sean los demás quienes toman las decisiones por nosotros, bien porque nos dejamos influir por su opinión o porque la posibilidad de elección que teníamos desaparece, porque nos retiren la oferta laboral o la persona a la que le gustamos se canse de esperar a que nos decidamos.
Seguir leyendo

Cómo afrontar las decisiones difíciles
Nos pasamos la vida tomando decisiones, desde aquellas que no tienen importancia, como comer carne o pescado hasta aquellas que van a suponer importantes cambios en nuestra vida y que, por ello, nos resulta difícil tomar, como cambiar de trabajo, romper una relación de pareja o casarnos, tener un hijo, etc.

Ante una de estas decisiones, lo normal es que nos dediquemos a darle vueltas y vueltas hasta el punto de terminar mareados y tan o más perdidos que al principio. El miedo a equivocarnos puede llevarnos a un punto muerto en el que no encontremos el modo de saber qué rumbo tomar.

Para desbloquear esta situación, lo primero que deberemos hacer es analizar los pros y los contras de cada opción. Lo haremos con un papel y un lápiz, de forma que la mente deje de divagar, haciendo dos columnas, una con cada opción, cada una de ellas dividida en otras dos, una de ventajas y otra de inconvenientes, de forma que quede plasmado de un modo visual.
Seguir leyendo

Cómo tomar decisiones
Cuando tomamos una decisión sobre un asunto menor lo hacemos con total tranquilidad y confianza. Sin embargo, está claro que la cosa cambia cuando pensamos en otro tipo de decisiones que nos afectan de lleno. Aquí tienes una lista de ejemplos de posibles situaciones: no estás seguro de querer seguir con tu pareja y te gustaría dejarle, piensas en dejar tu empleo porque no te hace feliz pero sabes que, actualmente, no es fácil encontrar un nuevo trabajo. Te planteas la posibilidad de cambiar de ciudad en busca de nuevas oportunidades para ello, tienes que valorar las ventajas y los incovenientes para saber qué es lo que ganas y qué es lo que pierdes.

Para tomar decisiones es importante tener paciencia, es decir, cuando hablamos de temas importantes de nuestra vida no podemos resolverlos en cuestión de un minuto ni de un día. Es mejor pensar las cosas para hacer balance y también, observar los riesgos que podemos correr. El peligro de actuar de forma precipitada es no darte cuenta de que algo puede salir mal.
Seguir leyendo

Aprender a tomar decisiones
A veces, cuando tenemos que tomar una decisión, sobre todo si se trata de un tema importante, nos bloqueamos. Pasamos días y días dándole vueltas a cada una de las posibilidades que tenemos a nuestro alcance pero sin decidirnos nunca a optar por una u otra, ya que el miedo a equivocarnos nos paraliza, y cuando parece que nos hemos decidido por un camino, nos asalta la duda de si será el otro el correcto. Y así continuamos hasta que desaparece la causa que nos obligó a tomar una decisión o alguien la toma por nosotros.

Esta falta de decisión puede provocar que perdamos muchas oportunidades en nuestras vidas tanto de prosperar como de ser feliz, porque afectará a todos los aspectos de nuestra vida. Para evitar esto, existen una serie de pautas que te ayudarán a tomar una decisión:
Seguir leyendo