Ideas para superar el desánimo poco a poco
Uno de los síntomas de higiene mental es tener herramientas personales con las que reaccionar frente al desánimo que puede surgir ante una decepción, una dificultad o un deseo no cumplido. Para superar el desánimo es positivo mirar más allá de ese hecho concreto que es causa de dolor para poder visualizarlo con más perspectiva y ponerlo en su contexto. Si solo miramos la preocupación, su dimensión parece gigante. En cambio, si analizamos también el entorno personal, la óptica cambia. En muchas circunstancias de desánimo también es un signo de inteligencia emocional practicar el arte del desapego para dejar ir el motivo de una preocupación, es decir, para aceptar la realidad.

El desapego implica entender que tu valor no depende de conseguir ningún objetivo concreto sino que tu dignidad sigue siendo la misma al margen de los resultados externos de tus acciones.
Seguir leyendo