Causas de la desconfianza en los demás
Existen personas que son más desconfiadas que otras no por un hecho puntual sino que siempre han sido así. Sin embargo, en otras ocasiones, gente positiva y cercana cambia de golpe en las relaciones personales a raíz de una decepción grande. Se trata de algo totalmente normal, es decir, cuando alguien se ha sentido herido, sencillamente, se protege. Y por miedo de volver a vivir una historia semejante, marca distancia respecto a los demás.

Este comportamiento es lógico, natural y humano, sencillamente, porque cualquier persona persigue la alegría mientras que evita en la medida de lo posible la tristeza, la decepción y el dolor. Sin embargo, también es verdad que uno no puede quedarse estancado en la desconfianza eternamente. Hay un punto en el que se debe volver a abrir la puerta a los demás. Es decir, es positivo volver a confiar, y dicha confianza no significa que todo vaya a ir bien a partir de entonces.
Seguir leyendo