Causas de estrés durante el desempleo
El desempleo de larga duración produce estrés. Un tipo de estrés que es diferente al que produce el trabajo. En este caso, el malestar surge de la incertidumbre de futuro, de no saber cuándo finalizará ese episodio concreto. Un estrés que se agudiza cuando el candidato envía muchos currículums y recibe pocas respuestas. En muchos casos, el teléfono tarda semanas en sonar para concretar una entrevista de trabajo.

Y aún así, las entrevistas no siempre son sinónimo a modo de causa y efecto, de ser el elegido en el proceso de selección. El estrés durante el desempleo está vinculado con los cambios en el estilo de vida de la persona, cuyos horarios cambian y las rutinas se modifican. Además, el trabajo también es un medio de desarrollo personal que alimenta la autoestima del profesional.
Seguir leyendo

Cómo actuar cuando tu trabajo no te gusta
El tiempo que las personas pasamos a lo largo de nuestra vida inmersas en proyectos de trabajo es alto. Cualquier persona desea poder unir felicidad y vida profesional. Sin embargo, también es posible tener la experiencia de hacer un trabajo que no se ajusta a la vocación personal. ¿Qué hacer cuando tu empleo no te gusta?

Intenta mirar aquello que sí te gusta

Puede que tu trabajo no te guste en términos generales pero eso no significa que no haya algún aspecto concreto que sí sea positivo para ti, por ejemplo, el horario. Priorizar los aspectos positivos hasta el punto de exagerarlos puede ser un mecanismo de defensa práctico para sobrellevar ese malestar que puede surgir cuando el trabajo no es el ideal.
Seguir leyendo

Desempleo y sentimiento de culpa
Son muchos los que han perdido su empleo desde que comenzó la crisis económica y encontrar un puesto de trabajo no resulta fácil, lo que hace aparecer sentimientos como depresión, ansiedad, baja autoestima y un sentimiento de culpa del que es muy difícil deshacerse aunque su situación de desempleo se deba a causas externas que ellos no puedan controlar.

Este sentimiento se traduce en, cuando llevamos un largo periodo buscando un nuevo trabajo, la idea de que nuestros conocimientos, habilidades o capacidades no son suficientes para encontrarlo, y que si nos hubiéramos formado mejor, o tuviéramos otras habilidades, habríamos encontrado empleo. También nos hace sentirnos culpables por las consecuencias inherentes al desempleo, especialmente la reducción de los ingresos debido a la falta de sueldo y tener que adecuar la vida de la familia a lo que se percibe en concepto de prestación por desempleo.
Seguir leyendo

Depresión por desempleo
Es normal que tras hacer frente a un momento de tanto impacto como un despido laboral, el trabajador se sienta lanzado al vacío de la incertidumbre, en medio de una crisis económica que causa vértigo. El vértigo procede de asumir que el proceso de búsqueda de un trabajo puede durar incluso, más de un año o dos. Y es que, existen muchos parados de larga duración que a pesar de su perseverancia no encuentran un horizonte de ilusión. La depresión por desempleo puede ser frecuente, sin embargo, también puede suceder que se tape este malestar dando prioridad a algo en apariencia más urgente: la necesidad de encontrar un trabajo.

La realidad es que cualquier persona debe de estar fuerte mentalmente, y bien para llevar dicho proceso de búsqueda con la mayor motivación posible y con energía. Aquellos que sienten una gran tristeza en el desempleo puede que hayan interiorizado la idea negativa de que nunca volverán a encontrar un trabajo. Sin duda, en estos casos, lo primero que se debe hacer es cambiar el pensamiento.
Seguir leyendo