No dejes que el miedo mate tus deseos
El conocimiento interno realista es un arte realmente difícil de alcanzar porque es complicado tener esa claridad mental como para mirar con objetividad plena qué sucede a nivel emocional dentro de uno mismo. Por ejemplo, suele ser habitual que como consecuencia del miedo al cambio, un pánico que puede llegar a paralizar, una persona termine aparcando en su vida algo que de verdad desea. Sin embargo, las sensaciones que produce el miedo son tan desagradables en sí mismas, que finalmente, el implicado decide alejarse de ese objeto de deseo.
Seguir leyendo

Renunciar a los deseos internos, por amor
El amor se muestra de formas muy variadas, y la verdad es que el mundo, sería una auténtica catástrofe sin el amor. El cariño, la misericordia, la paciencia, la pasión, el instinto maternal, el compañerismo… Son formas diferentes de un amor que implica un respeto hacia el otro. Pero el amor, también tiene mucho que ver con los deseos internos y con la renuncia, es decir, a pesar de que en la vida, es importante que intentes llevar a cabo los deseos de tu corazón, también es verdad que renunciar a ellos, por anteponer el bien de otra persona, es un gesto que te ennoblece como persona.
Seguir leyendo

Cómo hacer realidad tus deseos en 2012
Cuando llega el final de año, parece que el mundo entero se llena de magia, simplemente, por pasar una página del calendario. La Nochevieja se convierte en la oportunidad de pedir deseos, y también de esperar que se cumplan, sin hacer nada. Lo cierto es que es muy importante que pienses en cómo te gustaría que fuese tu vida en el 2012, ya que sólo así, podrás ponerte en marcha a la hora de hacer los cambios necesarios.

¿Qué es lo que te falta? ¿Dónde te gustaría llegar? Toma lápiz y papel, reflexiona, medita y apunta todo aquello que de verdad mueva tu corazón de una forma especial. Después, piensa en un plan de acción adecuado para lograr tus objetivos. Esa es la única forma de lograr gran parte de los deseos, trabajar, luchar, apostar y arriesgar.
Seguir leyendo

La ley del desapego
En más de una ocasión, el ser humano se frustra porque no ha conseguido aquellos deseos que de verdad quería cumplir. De hecho, en el límite del deseo se encuentra la obsesión. Un estado emocional que te resta libertad y que te impide ser feliz. Algunas personas se obsesionan con el amor o con un proyecto laboral hasta el punto de que pierden de vista la amplia variedad de matices y de formas que ofrece la realidad.

Por ello, más allá de tener deseos es excelente tener fuerza, es decir, tener cierto nivel de desapego respecto de aquellas metas y objetivos que te gustaría alcanzar de verdad. ¿Significa esto que desear es malo? No, nada más lejos de la realidad. De hecho, Tomás de Aquino ya especificó que el deeo es cambiante porque además, en la medida en que ya te has marcado una meta te gustaría alcanzar otra diferente.
Seguir leyendo

Descubriendo lo que realmente quieres
Muchas veces, a lo largo de nuestra vida, luchamos por conseguir cosas y, cuando las logramos, nos damos cuenta de que, después de tanto esfuerzo, el haberlo conseguido no nos satisface, sino que incluso nos crea un sentimiento de decepción. Esto ocurre no porque la cosa en sí no tenga importancia o no aporte satisfacción, sino porque hemos ido tras ella porque pensábamos que era lo que queríamos, aunque realmente no era así.

Esto sucede porque, en muchos aspectos, no sabemos qué es lo que realmente queremos, lo que realmente nos satisfaría conseguir. Pensamos que es así, pero cuando nos pregunta qué es lo que queremos, no sabemos qué responder, porque no tenemos clara la respuesta.

Para encontrar lo que realmente queremos lo primero que debemos hacer es encontrar un lugar tranquilo donde poder relajarnos, de forma que aquietemos la mente.
Seguir leyendo

Cómo puedes cumplir tus deseos
El deseo tiene una cualidad y es que en la mayoría de las ocasiones, desaparece en el momento en que es satisfecho. Es decir, el ser humano experimenta una sucesión de deseos infinita a lo largo de su vida, y lo cierto es que también conviene reflexionar en la medida de lo posible sobre la necesidad de poner un límite a los deseos para poder valorar lo que ya se tiene. De lo contrario, cualquier persona puede adoptar un rol de insatisfacción vital. Algunas personas viven centradas de forma constante en la carencia.

Sin embargo, luchar por los deseos, especialmente, cuando son importantes y verdaderos es una de las claves de la felicidad. Por ejemplo, debes luchar por lograr el amor de la persona a la que quieres, debes perseverar en la consecución de tus objetivos profesionales, cada día debes trabajar por ser más feliz… Es definitiva, no puedes cumplir todos tus sueños ya que no todo en la vida depende de tu voluntad, sin embargo, sí está en tu mano luchar por ellos e intentarlo.
Seguir leyendo