Deja de hacerte preguntas
La vida se vive en la práctica mucho más que en la teoría. Por supuesto, que hay que pensar, meditar y reflexionar las cosas. Sin embargo, enlazar una pregunta tras otra sólo te llevará a la pesadez de sentirte incapaz de entender la realidad tal y como es. Las preguntas, cuando no tienen una respuesta clara, te impiden avanzar hacia el futuro.

Y es que, las dudas generan miedo, angustia, pánico, ansiedad… Existen personas que por su propio carácter tienden a pensar demasiado. En ese caso, la receta de su felicidad reside en frenar el pensamiento. Otras por el contrario, más inmaduras e infantiles, se dejan guiar por sus impulsos. En ese caso, deberían pensar un poco más para vivir con más sabiduría interior y saber hacia dónde se dirigen.
Seguir leyendo