Cómo dejar de estar enfadado contigo mismo
Existe un sentimiento que se convierte en punto de bloqueo emocional: estar enfadado contigo mismo de una forma puntual puede ser positivo al permitirte reflexionar sobre tus acciones y sobre las consecuencias de los hechos. Sin embargo, cuando el enfado se torna crónico produce un gran sufrimiento emocional. Cuando una persona vive enfadada consigo misma experimenta una lucha interior constante y se da la espalda a sí misma ya que la verdadera felicidad interior surge a partir de la amistad con uno mismo pero nunca se puede ser feliz a partir de la enemistad. ¿Cómo hacer las paces contigo mismo?

Liberar el peso de la culpa

El perdón es un ejercicio de amor propio que ayuda a liberar el peso de la culpa por los errores del ayer. En este tipo de situaciones la persona puede preguntarse: ¿De qué me sirve estar enfadada conmigo misma? ¿En qué me ayuda esta actitud?
Seguir leyendo

Beneficios positivos del enfado
La ira es un sentimiento natural y muy sano cuando se experimenta ante un motivo lógico. Este sentimiento tiene una fuerza que puede ser un impulso para salir adelante en una decepción personal, ante un desamor, un obstáculo laboral… La ira también contiene dosis de tristeza. Ser asertivo no significa no enfadarte nunca puesto que la verdadera felicidad surge del realismo.

Uno de los puntos más beneficiosos de la ira es que ayuda a la persona a tomar conciencia de algo que le hace daño. Y en ciertos casos, escuchar este sentimiento es muy importante para cuidar de uno mismo puesto que la ira puede indicar la necesidad de marcar distancia respecto de una situación o hacer cambios en la misma.
Seguir leyendo

personas-que-pasan-gran-parte-del-tiempo-enfadadas
Existe un síntoma claro de infelicidad: el enfado crónico. Es decir, la frustración interior de estar a la defensiva ante la vida. Existen personas que tienen muchas dificultades en sus relaciones sociales porque pasan la mayor parte del tiempo enfadadas y descargan su energía negativa y su mal humor con los demás. En este tipo de situaciones, nada cambia hasta que uno mismo, deja de considerarse víctima de las circunstancias para pasar a ser dueño de sus actos. ¿Qué esconde el enfado crónico?
Seguir leyendo

¿Sabes enfadarte?
¿Sabes enfadarte? Enfadarse es un acto impulsivo, pero hacerlo bien o mal es decisivo para sentirse bien o mal, para sentirse herido o con ganas de solucionar el problema. No todos los enfados son iguales y es que algunos te harán buscar y conseguir soluciones positivas y otros en cambio, te harán quedarte frustrado y resentido lleno de ira y estancado. ¿Cuáles son los sentimientos que sientes cuando te enfadas? En este artículo quizá aprendas a identificar cómo te enfadas, porque sólo así podrás reconocerte y aprender a cambiarlo.
Seguir leyendo

Expresar el enfado sin herir a los demás
En el día a día podemos acumular tensiones y enfados que se producen fuera del hogar, como por ejemplo: el cansancio, un importante atasco, discutir con el jefe…etc. Estas tensiones acumuladas pueden hacer que cualquier incidente en casa (con más o menos importancia) como el desorden en la habitación de los hijos, peleas, la televisión encendida (sin que nadie la esté viendo)…hagan que estalles. Cuando esto ocurre puedes herir a tus hijos, a tu pareja o a tu familia. ¿Cómo puedes convertir tu enfado en algo bueno?
Seguir leyendo

Expresar el enfado en una relación
Puede ocurrir que el comportamiento de tu pareja te haga daño y tengas miedo de expresar tu enfado por si deja de quererte, ¿te ha pasado? Es común que esto les ocurra a las mujeres con más frecuencia que a los hombres. A veces el miedo a afrontar una discusión o a las consecuencias de expresar el estado emocional haga que te quedes en “modo bloqueo” y prefieras lamentarte en solitario por miedo a que te dejen o dejen de quererte. Si sientes que esto te ocurre debes saber que no cambiará los sentimientos de tu pareja hacia ti por expresar tu enfado.
Seguir leyendo

Enfadado con el mundo
El enfado cuando es sano y saludable está focalizado hacia un punto en concreto, tiene una razón determinada y puede solucionarse hablando con otra persona cara a cara. Sin embargo, existen formas de vivir un enfado poco saludable. Así sucede, por ejemplo, en el caso de aquellas personas que viven a la defensiva y están enfadadas, de una forma, global y general, con el mundo.
Seguir leyendo

Enfadarse es sano
Desde pequeños nos han enseñado que está bien expresar emociones positivas, como la felicidad o el amor, pero que no está bien hacerlo con las negativas, como el enfado, el miedo o la ira. Esta represión lleva al niño a no saber manejar dichas emociones y a que el único mecanismo con el que cuente para hacerlo sea, efectivamente, la represión de dichos sentimientos.

Cuando crecemos y llegamos a ser adultos, a menos que en el camino hayamos aprendido a expresar dichas emociones de forma correcta, las seguimos reprimiendo y negando. Cuantas más emociones negativas reprimimos, peor nos sentimos. Nos mentimos a nosotros mismos diciendo que no tiene importancia, que estamos bien, aunque realmente nos sintamos realmente dolidos. Y esto lo hacemos en todos los ámbitos de nuestra vida, tanto en la pareja, como con nuestra familia, con los amigos o en el trabajo.
Seguir leyendo