Los diferentes tipos de envidia
En la vida podemos sentir en alguna ocasión envidia, por poca que sea… pero todo el mundo sabe qué es y cómo se siente este tipo de emoción tan negativa. Pero cuando la envidia se convierte en un problema para poder continuar con la vida y para poder encontrar la felicidad interior porque el éxito de los demás nos corroe por dentro, entonces es cuando se tiene que empezar a pensar en que algo malo ocurre en nosotros y que por supuesto se debe buscar una solución.

Pero para saber si somos o no envidiosos, lo primero que tendremos que saber hacer es diferenciar los diferentes tipos de envidia que existen y que podemos padecer. Pero además de hablarte de los diferentes tipos de envidia, también te daré soluciones fáciles para que puedas corregirla y poder vivir en armonía contigo mismo y con los demás.
Seguir leyendo

¿Por qué se oculta el sentimiento de la envidia?
Todos y cada uno de nosotros hemos sentido envidia alguna vez, quizá en mayor o menor medida o sin habernos dado ni cuenta, pero seguro que sabrás cómo es este desagradable sentimiento. La envidia se procura disimular porque da vergüenza que los demás sepan que lo sientes ya que es algo que desagrada y además te humilla ante ti mismo. La envidia es un sentimiento que se oculta negándolo y mucho menos reconociéndolo ante otras personas, y tampoco ante uno mismo. Pero, ¿por qué se oculta el sentimiento de la envidia?
Seguir leyendo

Cómo evitar el sentimiento de inferioridad
Todo ser humano es único e irrepetible, tiene un valor incalculable, sin embargo, con frecuencia, las personas no son conscientes de su propio valor y se colocan en una posición de inferioridad respecto a los demás. El sentimiento de envidia, por ejemplo, muestra esta carencia que se puede superar tomando conciencia de ella y cultivando el amor propio. ¿Cómo evitar el sentimiento de inferioridad?
Seguir leyendo

Cómo tratar con personas envidiosas
Cuando tenemos éxito, somos felices o simplemente nos sentimos bien con nosotros mismos, no todo el mundo se alegra por nosotros ni comparte nuestra felicidad e incluso hay quienes se sienten molestos y tristes con ella, debido a la envidia que sienten hacia nosotros o nuestras circunstancias. Dado que estas personas nos pueden llegar a hacer daño e incluso hacernos sentir culpables por lo que hemos logrado, es aconsejable saber cómo tratar con ellas:

– Si podemos, lo mejor es alejarnos de las personas envidiosas y quedarnos con aquellas que realmente se alegran por nosotros. Esto no siempre es posible, ya que la envidia se da entre familiares, parejas y muy especialmente entre compañeros de trabajo, pero sí debemos intentar mantener la mayor distancia posible.
Seguir leyendo

Remedios contra la soberbia
La soberbia y la vanidad hacen que una persona se crea superior a otra. Desde este rol de superioridad no surgen relaciones gratificantes en tanto que la amistad o el amor, siempre nace en una situación de igualdad. En la vida, aunque hables de diferentes temas con cada persona, con todas ellas tienes que ser tú mismo y mostrarte tal y como eres. Ni siquiera en el ámbito laboral, esta relación de superioridad-inferioridad produce resultados gratificantes.

La soberbia es una forma de tristeza que causa dolor, sufrimiento y mucha debilidad no sólo a aquel que la sufre en primera persona sino también, a todos aquellos que están alrededor. Una persona soberbia contamina el ambiente emocional en la familia, en el trabajo, en el grupo de amigos… De hecho, las personas que son así, se comportan del mismo modo en el ámbito familiar y en el plano laboral.
Seguir leyendo

Consejos para evitar la envidia
¿Cómo evitar la envidia? La envidia es el sentimiento que surge ante la tristeza del bien ajeno. Es decir, así sucede cuando un amigo no puede felicitar de corazón a otro porque ha logrado un éxito laboral, y es que, en medio de la envidia, existe un veneno interior que le corroe por dentro y destruye cualquier sentimiento de amistad. De hecho, así lo especifica Tomás de Aquino en sus textos.

¿Cómo evitar la envidia en la rutina diaria? En primer lugar, es positivo que dejes de compararte con los demás ya que las personas no son objetos que tienen similitudes y diferencias. En esencia, es imposible comparar la existencia de una persona con el camino recorrido por otra. Por otro lado, nunca envidies bienes materiales. Lo único que puede generarte una envidia sana es la felicidad. Pero en ese caso, el hecho de saber que otras personas son felices, debe servirte de impulso para lograr tú mismo este objetivo.
Seguir leyendo

La envidia destruye tus relaciones sociales
La envidia es una emoción que surge en el momento en que una persona se compara con otra y además, no se alegra por el bien del otro puesto que sólo puede fijarse en su propia carencia, es decir, en aquello que a él le falta. La envidia al igual que los celos son muy destructivos, especialmente, para aquel que los padece ya que tener envidia no te deja disfrutar de ti mismo, de tus logros y de aquello que posees.

En general, la envidia se produce entre personas cercanas. Es decir, pueden surgir celos profesionales dentro del contexto laboral entre compañeros de trabajo. Del mismo modo, también son habituales los celos entre hermanos, especialmente, durante la infancia y los primeros años de vida. La madurez, precisamente, implica aprender a cultivar la propia autoestima para poder celebrar los propios méritos y compartir también los de tus amigos o tu familia con la misma alegría.
Seguir leyendo

Verde de envidia
Cuando sentimos rabia por el éxito de otras personas o por lo que tienen y consiguen los demás y nos olvidamos de lo que tenemos nosotros estamos sufriendo envidia. Este sentimiento no es malo en sí, ya que es connatural al ser humano y todos, en mayor o menor medida lo hemos sentido alguna vez viendo que alguien ha logrado o posee lo que nosotros deseamos.

El problema se da cuando todos nuestros pensamientos y sentimientos están imbuidos por este sentimiento, hasta el punto de convertirse en una obsesión que nos impida alegrarnos tanto por nuestros propios éxitos como por los de los demás.

Según los expertos la envidia nace en los primeros años de vida, cuando los niños comienzan a relacionarse con los demás, cuando desea lo que tienen los otros niños o adultos y se enfada, patalea y tiene rabietas cuando no lo obtiene.
Seguir leyendo