Consejos para alimentar la estabilidad emocional
En ocasiones, en la vida, la sensación de mantener el equilibro es muy real. Así sucede en un momento de dolor extremo cuando temes derrumbarte y caer al suelo. También, ante una crisis existencial cuando no sabes cuál es tu camino, dónde quieres llegar o qué sueños te gustaría poder alcanzar. En cambio, al mantener el paso firme se goza de una gran estabilidad. Esta metáfora llevada al plano físico, refleja en el ámbito emocional que la salud anímica implica gozar de un buen grado de estabilidad.

¿Cómo puedes sentirte mejor cada día y más fuerte? En primer lugar, asumiendo también tus debilidades. El hecho de ser estable emocionalmente, no significa que no haya nada que te duela o que te afecte de una forma más negativa. Sentir es humano, de hecho, como explican los filósofos clásicos, la insensibilidad es un defecto.
Seguir leyendo

El equilibrio
Tal vez la vida sea como una cuerda que se sostiene en el aire y vamos recorriendo paso a paso. A veces, con valentía, otras con miedo a caer desde lo alto. Por el contrario, hay situaciones en las que sentimos un gran dominio y seguridad de nosotros mismos, hasta el punto de que podemos influir en los demás. La vida es un equilibrio. Pero nadie nos enseña a mantenernos en pie en las situaciones más difíciles. De ahí, que el verdadero conocimiento surge de la experiencia ya que de cada error, puedes extraer un aprendizaje, una sabiduría y una fortaleza.

El equilibrio implica tener las cosas claras a nivel mental pero también, tener todo igual de claro en el ámbito del corazón. Muchas personas se guían por impulsos sin haber meditado ni razonado bien las cosas. Por ello, el golpe luego es mucho mayor. Otras por el contrario, son racionales al extremo, tanto que terminan matando al propio sentimiento.
Seguir leyendo

Alcanza el equilibrio entre el plano personal y el profesional
La vida es un todo en donde puedes disfrutar de ingredientes diferentes. La suma del ámbito personal y el terreno profesional hacen que tu alma, más allá de una ecuación matemática, se sienta llena y feliz. Sin embargo, es curioso cómo dependiendo de la época de nuestra vida en la que nos encontramos, a veces, cometemos el error de volcarnos en exceso en lo profesional, por ejemplo, y dejamos de lado el ámbito personal.

Una persona que está preparando una oposición puede llegar a obsesionarse por el estudio hasta el punto de no tener ni un minuto para los planes sociales. Por el contrario, alguien que se ha enamorado también corre el peligro de no dedicar la misma atención a sus estudios ni a sus amigos. En la vida, la sabiduría práctica se alcanza a través del equilibrio interior y exterior de cuerpo, mente y corazón.
Seguir leyendo