Cómo aumentar la esperanza en tu vida
Desde mi punto de vista, uno de los ingredientes más importantes en una vida feliz es la esperanza. Un sentimiento que nos ayuda a observar las posibilidades del destino incluso cuando atravesamos situaciones de adversidad. El dicho popular que afirma que “mientras hay vida, hay esperanza”, es un buen mantra que te animo a repetirte a ti mismo tantas veces como necesites. La esperanza, al igual que el pensamiento positivo, es fruto de una actitud. Es decir, en muchos momentos, son las circunstancias externas las que nos regalan esperanza. Sin embargo, en otras situaciones, debemos esforzarnos más por actuar como una linterna que pone luz en la oscuridad. ¿Y cómo mantener la esperanza?
Seguir leyendo

Esperar con esperanza
Esperar con esperanza: pdrían parecer dos términos sinónimos, sin embargo, también es posible esperar desde la impaciencia y desde la falta de confianza. En ocasiones, deseamos algo cuando tenemos poca fe en que pueda realizarse ese deseo. De esta forma, sufrimos y nos desgastamos por dentro al iniciar una lucha interior cuyo resultado siempre es el sufrimiento. Lo ideal en la vida es aprender a esperar con esperanza. Se trata de una emoción que conviene alimentar siempre puesto que como se dice coloquialmente, la esperanza es lo último que se pierde en tanto que siempre que hay vida, queda un resquicio de luz. ¿Cómo esperar con esperanza?
Seguir leyendo

¿Cómo darte esperanza a ti mismo?
Vivimos en el ahora, sin embargo, sin una buena visión del futuro es imposible tener un buen nivel de bienestar. Aquellos que se dirigen hacia el mañana, con miedo y desconfianza, son víctimas de la desesperación. Una emoción que por supuesto, puede darse en muchos grados y que cuando se produce en grado extremo puede tener consecuencias dramáticas para la víctima y para el entorno como sucede, por ejemplo, ante el suicidio. La esperanza es una emoción que remite al futuro como bien expresa Tomás de Aquino en tanto que se trata de la espera de un bien que se desea y que está por llegar.
Seguir leyendo

Cuatro consejos para tener más optimismo ante el futuro
El futuro es el horizonte hacia el que se dirige tu mente, en muchas ocasiones, como si ese mañana fuese el mejor refugio. Así sucede, por ejemplo, en un momento de dificultad cuando tienes ganas de que pase el tiempo rápido para dejar atrás todos los peligros. ¿Cómo puedes tener más optimismo ante ese futuro que se abre ante tus ojos?
Seguir leyendo

No pierdas la esperanza
A lo largo de nuestra vida son muchas las ocasiones en las que parece que todo se tuerce, que nada sale y bien y que las cosas no hacen mas que empeorar, como queriendo hacer verdadero el dicho de que las desgracias nunca vienen solas. Cuando queremos salir de un bache nos encontramos metidos en otro mayor, y parece que todos los ‘ámbitos de nuestra vida se resquebrajan y se desmoronan, hasta que llegamos a una situación a la que no vemos salida, todo nos parece negativo y, simplemente, nos rendimos al hecho de que las cosas nunca mejorarán.

Sin embargo, incluso en estos momentos, debemos mantener la esperanza de que las cosas mejorarán y de que, a partir de un momento dado, la vida dará un giro y todo comenzará a enderezarse.
Seguir leyendo

Descubre tus zonas mágicas
Existe un libro escrito por Wayne W. Dyer que lleva por título “Tus zonas mágicas” y puede ser de gran ayuda para el lector a la hora de descubrir el potencial que lleva dentro de sí mismo. Es decir, se trata de un libro que puede ayudarte a conocerte mejor a ti mismo y todo ello, en positivo. A través de la descripción del ser humano como un ser espiritual con experiencia terrena que tiene zonas mágicas. Es decir, cualidades para transformar su realidad.

Más allá de esta cuestión, me gusta el término zonas mágicas, sencillamente, porque sí es verdad que como muestra la filosofía, más allá de la ciencia, no todo en la persona puede ser explicado a través de una ecuación matemática. La subjetividad de las vivencias, el inmenso gozo de una experiencia feliz, el amor correspondido son ingredientes que te hacen sentir especial en este mundo.
Seguir leyendo

Esperanza para quienes la han perdido
La esperanza es una de las emociones más bonitas del dicionario anímico de un ser humano y es que está conectada con la alegría, la ilusión y el futuro. Es verdad que se debe vivir en presente, sin embargo, también es cierto que es importante tener un futuro que se visualiza en positivo. Siempre se dice eso de vive cada día como si fuera el último, sin embargo, la realidad es que este pensamiento llevado al extremo resulta trágico. Produce tristeza vivir pensando que no habrá un mañana.

Es bonito despedirte de un amigo y decirle “hasta mañana”, tener sueños que cumplir dentro de un mes, esperar con ansiedad la cita con ese chico o chica que te gusta… En definitiva, la espera que remite al futuro forma parte de la vida con tanta fuerza como el ahora. Y es que, el ser humano es un juego de sueños, realidades y fantasía. ¿Acaso no imaginas situaciones que nunca se han concretado en la realidad?
Seguir leyendo

Dile sí a la alegría y a la esperanza
Existen emociones muy bonitas de vivir y que son muy intensas. La alegría y la esperanza son dos de ellas. Te hacen sentirte pleno y vivo. Pero además, también te ayudan a estar bien contigo mismo. Razones para estar triste y amargarte la vida, seguramente, siempre puedes encontrar, sencillamente, porque a lo largo de la vida cualquier persona acumula decepciones, heridas, tristezas y pérdidas. Sin embargo, seguro que si te lo propones puedes hacer un balance en positivo de tu existencia. Por ejemplo, puedes valorar la salud, sentirte afortunado por tener un día más de vida, saber que eres alguien especial y diferente para las personas que te quieren…

Los expertos que hablan sobre la ley de la atracción explican que en última instancia es uno mismo el que se dispone a recibir lo bueno o lo malo en su vida. Sin llevar esta idea hasta el extremo, la realidad es que es esencial estar receptivo para poder atraer las cosas buenas cuando lleguen. Y también, para poder trabajar por ellas.
Seguir leyendo