Ser feliz es estar agradecido
La felicidad y la gratitud son dos bienes que se dan la mano. Es imposible ser feliz y no sentirte afortunado por todo lo que tienes, por los placeres de la rutina diaria, por esos pequeños milagros del día a día, por la belleza y el misterio que envuelve el universo… La gratitud ennoblece el corazón y también, lo mantiene joven. Por el contrario, al compás de la ingratitud surge la frustración, la rabia, el enfado, el resentimiento…
Seguir leyendo