Nada es tan importante como tú
Tu vida es tuya y eres libre de decidir como quieres vivirla, pero nunca deberías perder de vista que en el mundo, en tu mundo, no existe nada más importante y esencial que tú, tu bienestar y tu salud. Y es que, en la medida en que pierdes la perspectiva de tu propio bien, corres el riesgo de verte inmerso en situaciones poco gratificantes, abrir heridas que te hacen sentir mal y no alejarte de las personas que no te convienen.

Hay personas que pierden de vista esta cuestión, por ello, viven enganchadas durante años a un trabajo poco gratificante a costa del estrés y la ansiedad. Permanecen pegadas a un amor poco emocionante. O se conforman con sobrevivir en vez de vivir de verdad. Vivir en letras mayúsculas, con alegría y con la capacidad de transformar el destino en positivo.
Seguir leyendo

El gozo de las buenas noticias
Lo cierto es que los medios de comunicación, a veces, sólo dan a conocer las malas noticias. Aquellas que producen tristeza y dolor a través de la empatía que causa ponerte en el lugar del otro. Existen tragedias por las que nadie debería convertirse en protagonista. Sin embargo, gracias a lo negativo también se valora más lo positivo, esas buenas noticias que llenan tu alma de alegría, de ilusión y de esperanza.

De una forma lógica, las alegrías siempre son más fuertes cuando se viven y se disfrutan en primera persona, es decir, cuando es uno mismo el que se siente afortunado por un hecho determinado. Pero para poder valorar una buena noticia no es necesario esperar a que pasen siglos, es decir, conviene aprender a observar las inmensas alegrías de la rutina. Por ejemplo, siéntete afortunado por tener salud y que tu familia también se encuentre bien. Alégrate por tener un techo en el que dormir cada noche y poder disfrutar también de planes sencillos como ver la televisión. Existen mendigos que piden limosna en la puerta de una iglesia y viven al amparo de la soledad.
Seguir leyendo

Momentos que merecen la pena
En la vida hay momentos y etapas. Caminos y trayectos. Destinos y finales que te conducen de una u otra forma a tu propia historia. Tal vez, en algún momento descubriste, que lo que pudo ser tu mayor frustración te condujo en cuestión de semanas, a tu mayor satisfacción. Y también, seguro que en la vida, en algún momento descubriste que no hay imposibles en el amor y que cuando ya lo habías dado todo por perdido, la otra persona te sorprendió en el momento más inesperado y te hizo darte cuenta de tus verdaderas posibilidades. Ese es uno de los momentos que merece la pena vivir en la vida. Así que no te cierres puertas y estate atento, porque la vida, no se vive por el mero hecho de ir cumpliendo años, sino por tener la capacidad de estar despierto al mundo.

En la vida, lo profesional, también tiene un hueco notable, especialmente, cuando lograste el sueño de trabajar en aquello que de verdad te gusta y te perfecciona en tu vocación. En ese caso, conforme vas superando metas también descubres que tu autoestima crece hasta límites insospechados.
Seguir leyendo

Tipos de emociones que son agradables
Existen emociones de todo tipo. Tal vez, vivimos en una sociedad muy dada a la negatividad. Por ello, hoy me gustaría centrar la atención en diferentes tipos de emociones que son agradables y que te ayudan a vivir mejor. Por ejemplo, Tomás de Aquino habla de la misericordia como un tipo de compasión que nace de la infelicidad ajena. Lo que en nuestro tiempo podría llamarse solidaridad.

Sin duda, la alegría es otro tipo de emoción positiva que tiene diferentes tipos de manifestaciones. La risa es expresión de cómo te sientes por dentro. Además, existen diferentes grados de alegría. El gozo es un grado intenso de perfección interior que culmina en la paz del alma.
Seguir leyendo

Descubre las causas de la alegría
Vivimos en una sociedad con una clara tendencia hacia el pesimismo. Tal vez, dicha negatividad brota, entre otros factores, de la crisis económica que afecta de forma directa a muchas familias. Lo cierto es que las emociones en sí mismas no son ni buenas ni malas, sino agradables y desagradables en función de los efectos que producen. Hoy me gustaría centrarme en una emoción que está vinculada de forma directa con la felicidad: la alegría. Sentimiento que a su vez se opone de forma directa a la tristeza.

La alegría tiene diferentes causas. Por ejemplo, mientras que la tristeza se produce a partir de una causa dolorosa, tal vez, la muerte de un ser querido, un despido laboral, una decepción sentimental, una catástrofe natural… Por el contrario, la alegría siempre surge ante un bien vivido en presente, es decir, un bien vivido en forma de ahora.
Seguir leyendo