Gracias a la vida
Gracias es una palabra perfecta y sonora, sin embargo, a veces, se utiliza por puro protocolo en las relaciones personales sin sentirla de verdad. El agradecimiento interior está vinculado con la ilusión por disfrutar el presente y sentir el ahora, estar con los amigos, con la familia, y también, con uno mismo. Pero además, el agradecimiento es la base de la felicidad.

De hecho, el grado de felicidad también puede medirse por el nivel de agradecimiento que una persona tiene en su interior. Aquellas personas que son capaces de vivir conectadas con esta virtud tienen menor rencor, decepción y rabia dentro de sí mismas. En el otro lado de la balanza, se encuentran aquellos que no han perdonado. No pasa nada, a veces, sólo es cuestión de tiempo.
Seguir leyendo