Planes sociales que son gratificantes
Durante el verano, mucha gente disfruta de su tiempo de ocio, sin embargo, a veces, se comete el error de descuidar dicho tiempo libre durante el otoño o el invierno. Merece la pena aprender a vivir encontrando el equilibrio entre el plano personal y también el profesional. Es decir, entre trabajo y familia. Algo que no siempre resulta sencillo, y además, a veces, se crean trampas emocionales.

Por ejemplo, cuando alguien no se siente bien de verdad al cien por cien con su familia, prefiere estar ocupado, tener trabajo sin límite para pasar el menor tiempo en casa. En ese caso, el problema puede que se tape incluso, durante años, pero en algún momento hará acto de presencia y habrá que afrontarlo.
Seguir leyendo