Hablar demasiado te aparta de los demás
Existen personas que, una vez que comienzan a hablar, parecen no saber cuándo parar. Enlazan un tema con otro, hablando atropelladamente de todos ellos, sin dejar a los demás que participen o terminando sus frases cuando los demás hablan para poder continuar hablando, sin apenas detenerse ni para respirar.

Debido a esta verborrea, es habitual que estas personas metan la pata cuando hablan, bien porque hacen preguntas indiscretas sin pararse a pensar que lo son, porque cuentan algo que habían asegurado que mantendrían en secreto o porque hacen observaciones y valoraciones sobre los demás participantes en la conversación sin pararse a pensar en cómo serán recibidas por ellos.
Seguir leyendo