Las descalificaciones a los hijos
¿Alguna vez has descalificado a tu hijo sólo por la rabia que sentías en ese momento por algo que acababa de hacer o de decir? ¿Es posible que luego te sintieras culpable? Si le descalificaste y te sentiste mal significa que sabes que no está correcto lo que haces y por tanto es algo que debe cambiar, en cambio si no te sentiste culpable es algo que deberías volver a mirar dentro de ti porque descalificar a los hijos además de no educar les puede dañar gravemente la autoestima, así que piénsalo dos veces antes de volverlo a hacer.
Seguir leyendo

happyboy
¿Alguna vez has sentido la necesidad de querer subirle la autoestima a tus hijos? Subirle la autoestima a los pequeños de la casa es algo muy importante para su desarrollo emocional, pero también hay que saber cómo hacerlo para no pasarse. Aunque lo primero que debes saber antes de seguir leyendo, es que tu autoestima y tu fuerza interior también deben estar estables para poder transmitir a tus hijos lo que necesitan sentir. Una vez dicho, esto…¡Sigue leyendo!
Seguir leyendo

Vivir a través de los hijos
Sacar adelante a los hijos es una tarea muy dura. Los padres luchan y se sacrifican día a día para darles todo lo que ellos no pudieron tener y lograr que prosperen más que ellos. Sin embargo, esta actitud, aunque ampliamente aceptada, no siempre es tan generosa, porque hay muchos padres que utilizan este sacrificio como medio para crear la culpabilidad en los hijos y que estos actúen según sus deseos. De este modo, los padres, a través de los hijos, viven la vida que no han podido vivir, y eligen para sus hijos las carreras que ellos hubieran querido estudiar, las parejas que hubieran querido tener, las casas en las que les hubiera gustado vivir, sin tener en cuenta los deseos y aspiraciones de los hijos.

Como consecuencia de esto se deriva una doble frustración, la del hijo que no ha podido vivir la vida que hubiera deseado, sometido al chantaje emocional, muchas veces inconsciente, de los padre y la del padre que ha visto cómo sus hijos frustraban sus expectativas.
Seguir leyendo