La hipocresía, señal de superficialidad
Una de las claves de la felicidad se basa en ser uno mismo en el día a día. Ser uno mismo no sólo cuando estás en compañía de tus amigos, familiares y conocidos, es decir, cuando estás inmerso en la vida social. Sino también, cuando estás contigo mismo en la más absoluta soledad. La tranquilidad de la conciencia y la paz interior son buenas señales de equilibrio interno entre pensamiento, sentimiento y acción. Es decir, entre la persona que dices ser y el modo en que te muestras.

Existe una cualidad que es lejana a la autenticidad: la hipocresía. La hipocresía es un defecto del carácter que puede estar causado o bien por vanidad, por envidia, soberbia, o incluso, por inseguridad y falta de confianza en uno mismo. La hipocresía además, también es contraria a la sinceridad que es sinónimo de verdad en relación con el modo de ser.
Seguir leyendo