La autoaceptación, la base de la felicidad
Estamos acostumbrados a pensar en la alteridad, hasta el punto de que a veces, muchas personas se comportan como si siempre necesitasen de otra para hacer determinado plan, por ejemplo, ir al cine. Sin embargo, también es verdad que las personas tenemos un claro dominio de la primera persona, o lo que es lo mismo, del “yo”. Damos valor a nuestro criterio y a nuestras opiniones hasta el punto de que podemos llegar a enfrentarnos por ellas.

Sin embargo, esta actitud no tiene nada que ver con la autoaceptación. De hecho, la soberbia que es una valoración desmedida de uno mismo, muestra inseguridad y falta de autoestima. Lo cierto es que las relaciones personales siempre deben estar basadas en la igualdad y en la convicción de que nadie es más que nadie.
Seguir leyendo

La falsa imagen de ti mismo
La verdad es que las relaciones que establecemos con los demás a lo largo de la vida son muy importantes. La amistad, el amor y los vínculos familiares, cuando son verdaderos, te ayudan a conocerte mejor a ti mismo. Sin embargo, nunca olvides que la relación más importante es precisamente la que estableces cada día a través del pensamiento contigo mismo. En este sentido, merece la pena que pienses si tienes una imagen acertada o falsa de ti.

Siempre se piensa que las personas que tienen un bajo nivel de autoestima tienen una imagen distorsionada de sí mismas en el sentido de que no ven sus puntos positivos ni su verdadero valor. Y es cierto. De hecho, esta imagen distorsionada produce un efecto negativo no sólo en el ámbito personal sino también en el profesional. Sin embargo, una persona que tiene una imagen de sí misma de excesiva perfección, como por ejemplo le sucede al soberbio, que tiene un deseo desmedido de superioridad. Tomás de Aquino define la soberbia como una forma de tristeza.
Seguir leyendo