¿Por qué algunas personas nos resultan tan antipáticas?
Cuando conocemos a un grupo nuevo de personas, inmediatamente, en apenas una fracción de segundo, algunas de ellas nos resultan simpáticas y nos caen bien, mientras que otras, inmediatamente, nos resultan antipáticas. Lo mismo puede sucedernos con quien se sienta a nuestro lado en el metro o quien nos atiende en un café. ¿Por qué se produce este sentimiento de antipatía inmediato?

Este hecho se debe a que, cuando conocemos a una persona, nuestro cerebro, automáticamente, busca en nuestra memoria experiencias anteriores (otras ocasiones en las que hemos conocido gente) para así tener un patrón de conducta ante esta nueva persona, de modo que sepamos actuar con más seguridad y certeza en la situación en la que nos encontramos. A lo largo de nuestra vida hemos conocido a multitud de personas y todas esas experiencias están guardadas en nuestra memoria.
Seguir leyendo